La Organización de Conumidores y Usuarios (OCU) estima que el retraso de dos días en la fecha de valoración de las transferencias supuso 195 millones de euros a favor de la banca en concepto de intereses generados por la colocación en el mercado interbancario de 9 billones de euros en operaciones efectuadas en España durante el año pasado. OCU explicó hoy que la fecha real de una determinada operación no coincide con la fecha valor que la entidad bancaria aplica, es decir aquella en la que dicho ingreso comienza a tener efectos en la cuenta de destino, lo que, a juicio de OCU, "provoca situaciones inaceptables".
"Con estos plazos, las entidades financieras pueden 'jugar' con el dinero de sus clientes durante unas horas o días, embolsándose así al cabo del año importantes cantidades de dinero", subrayó la organización de consumidores.

Por ello, la organización ha denunciado ante el Banco de España y el Ministerio de Economía que la normativa de fechas valor, aplicable a las transferencias bancarias, perjudica claramente al usuario y ha quedado "completamente obsoleta" en lo que respecta a los plazos, por lo que va a solicitar al organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez que los acorte.

La organización considera "anacrónico" que una operación tan habitual como una transferencia entre cuentas corrientes pueda tener una fecha valoración de hasta cuatro días naturales.


Para la OCU esta situación, amparada por la normativa vigente, que data de 1990 produce un desequilibrio en las relaciones y acarrea importantes inconvenientes para el consumidor. Pero además, "causa un enriquecimiento injusto a las entidades financieras a costa de sus clientes".