La guerra de divisas y la debilidad del dólar están produciendo un encarecimiento de las materias primas como el oro o la plata.
Según Hebilla, los mercados son los que están haciendo de termómetro sobre las medidas de la FED y parece que, al menos, “en el corto plazo un dólar fuerte no se va a dar.”
 
Es difícil precisar como va a evolucionar el euro pero a corto plazo parece claro según Hebilla que “el billete verde va a seguir presionado.”
 
En medio plazo, según el experto, “la guerra de divisas pueden influir de manera muy negativa a las economías.”
 
Hay que cuidar que los fondos cubran o no cubran la divisa. “En este momento es importante centrarse en aquellos que si que tengan esa cobertura.”
 
Las materias primas siguen su escalada; el experto opina que hay dos opciones para sacar provecho de ello. “Por un lado es invertir en países emergentes o bien directamente en fondos de inversión de materias primas.”