Desde principios de año hemos podido comprobar cómo las empresas pertenecientes al sector del oro han obtenido rentabilidades inferiores a los rendimientos de este metal precioso, con una diferencia de más de 30 puntos porcentuales. A pesar de que existe una alta correlación positiva entre estos flujos (>0.75) –el precio del oro es sin duda un motor para los beneficios del sector– existe actualmente una distorsión, potenciada por la volatilidad de los mercados bursátiles, que ofrece oportunidades de inversión muy interesantes.
Es interesante subrayar que ésta es la primera distorsión significativa entre las acciones y el precio del oro desde que comenzara la crisis crediticia, donde, tras un periodo inicial de infravaloración de las acciones, éstas repuntaron e incluso superaron el precio del oro.

• Los precios actuales del oro están siendo conducidos por un incremento de la demanda, generado a su vez por el temor de los inversores a las volatilidades bursátiles y a los desequilibrios macroeconómicos. Aunque a corto plazo probablemente sigamos viendo volatilidad en los mercados y las medidas políticas que se tomen al respecto tengan cierto efecto en el precio del oro, es muy poco probable que en un futuro cercano lleguemos a una resolución firme a largo plazo. Además, los problemas de deuda de las grandes economías persistirán aún por algún tiempo. Teniendo todos estos factores en cuenta, muchos bancos de inversión han elevado sus estimaciones sobre el precio del oro para los próximos 18 meses. Por ejemplo, la semana pasada Barclays anunció un precio medio recomendado de 1.624 dólares la onza para 2011, y de 2.000 dólares la onza para 2012. En lo que llevamos de año el precio medio del oro ha sido ligeramente inferior a los 1.500 dólares la onza, así que si estas estimaciones son correctas, observaremos una proyección alcista sobre el precio del oro, que podría determinar un escenario de subidas en los valores de las compañías del sector.

• Las cotizaciones de las empresas del sector están en línea con el precio medio del oro en lo que llevamos de año (1.496 dólares la onza). Teniendo en cuenta los precios del lingote de oro (1.827 dólares la onza a 26 de agosto), las expectativas de los analistas y un crecimiento potencial de márgenes, consideramos que esta distorsión ofrece un potencial alcista sobre el precio de las acciones de las compañías del sector. Indaguemos un poco más en el crecimiento de márgenes del sector para apoyar este fundamento: en 2010, el precio medio del oro fue de 1.224 dólares la onza, mientras que los costes medios de producción en la industria fueron de 557 dólares la onza. En lo que llevamos de año, el precio medio del oro ha sido de 1.496 dólares la onza; por lo tanto, aunque las compañías se viesen afectadas por los tipos de cambio, y aunque la inflación ligada al mercado laboral y a los materiales básicos aumentara sus costes en entre un 10 y un 15%, las compañías seguirían teniendo capacidad para ampliar sus márgenes, tal y como refleja el récord de flujos de caja generados durante la primera mitad del año.

• El sector también resulta atractivo cuando analizamos sus ratios históricos: si utilizamos el FTSE Gold Mines como índice representativo del sector, vemos como el PER cotizaba a 18,4 veces a finales de julio de 2011, mientras que a finales de diciembre de 2010 cotizaba a 24, 9 veces y a finales de julio de 2010 a 22,7 veces. Otros múltiplos, tales como el valor en libros, también parecen bastante descontados (2,44 veces en diciembre de 2010 vs 2,12 veces en julio de 2011).

Concluiríamos diciendo que si un inversor piensa que el precio actual del oro es sostenible en los niveles actuales –o como creen los analistas, tiene una tendencia al alza– se presenta una oportunidad de inversión en acciones de empresas expuestas a este metal. Como los resultados de estas compañías están determinados en gran parte por el precio del oro y los márgenes de crecimiento, se convierten en una inversión muy atractiva dados sus flujo de caja y sus sólidos balances. Si asumimos, por tanto, que el precio del oro continúe siendo fuerte, unos resultados atractivos por parte de las empresas del sector y una potencial mejora en las estimaciones de los analistas, posiblemente asistamos a un ajuste al alza de los valores de las compañías del sector.

Equipo de recursos naturales de BlackRock