Este lunes se anunció que Powell iba a renovar su mandato por cuatro años al frente de la FED, los índices de EEUU celebraran la noticia con nuevos máximos bursátiles e históricos. Continua la subida libre. De forma paralela, mientras el S&P 500 marcaba máximos históricos muchos valores se estaban quedando rezagados. El porcentaje de acciones del índice por encima de su media de 200 era menos del 50%, es decir, la tendencia alcista no es amplia, es generalizada y es un punto de debilidad. En cierto modo, resta algo de credibilidad de las subidas. 

Para descargarse la presentación en PDF pinchen aquí

Los indicadores de amplitud se estudian con frecuencia en el Curso de Operativa Tendencial, no significa que la tendencia vaya a acabar sino que la tendencia alcista se está debilitando y que es algo menos fiable. Hay diferentes indicadores de amplitud y hay unos que ahora en la actualidad se dan con mucha frecuencia. Estas señales de alerta se llaman “Hindenburg Omen”, en referencia al dirigible que tuvo un accidente mientras trasladaba a multitud de personas. Su similitud con una burbuja bursátil es clara. 

Estas señales alertan de un posible estallido de una  burbuja de precios. Si se ponen en contexto, cuando el lunes se registraban los máximos históricos en los índices, habían muchas acciones que estaban marcando nuevos mínimos. De hecho había más accione que marcan nuevos mínimos que las que marcan nuevos máximos. Esto supone una alta dispersión en los rendimientos de las acciones que componen un índice bursátil. 

Estrategias de Inversión

Estas señales de alerta a nivel técnico se producen con muy poca frecuencia, en las partes más avanzadas de los ciclos alcistas de muy largo plazo y además coinciden con otro tipo de aproximaciones analísticas que señalan que la tendencia alcista está bastante avanzada en los mercados de acciones. Por ejemplo, los indicadores de sobrecompra muestran que hay un gran número de acciones sobrecompradas, el mercado también presenta altos múltiplos de valoración – la rentabilidad esperada a 10 años de muchos índices bursátiles no supera la rentabilidad esperada de los bonos a 10 años, y eso que están en mínimos históricos – y hay signos de cansancio en la tendencia alcista. Hay un alto posicionamiento alcista por parte de los particulares pero los insiders están vendiendo con fuerza. 

Si miramos qué sucede en las grandes corporaciones y sus insiders.  Microsoft, Apple, Amazon, Alphabet, Meta y Nvidia tienen un gran tamaño en los grandes índices, de hecho, estas compañías pesan más del 25% del S&P 500 y en el Nasdaq 100 ponderan más del 50%. 

Está claro que si estas corporaciones no terminan de corregir la tendencia alcista de fondo no terminará de ceder. Elon Musk ha vendido acciones con intensidad de la compañía y su impacto en precios es una caída abultada, se están activando señales de venta en osciladores de precios, la tendencia alcista se puede extender algo más pero todo apunta a que al menos las bolsas deberían tomarse un descanso. Vienen subidas de tipos de interés, los insiders están descargando ,las valoraciones son muy abultadas, los bonos van a comenzar a competir con la rentabilidad de la renta variable. Parece que hay ciertos signos de cansancio.  
 

Para hacerse suscriptor de estrategiasdeinversion por solo 55 EUR/año pinchen aquí