Las Bolsas cotizan a corto plazo sin prejuicio de que la escena se reavive. La curva de tipos está invertida con incremento de la liquidez provocada por los últimos movimientos del Banco de Japón. Y este aumento ha favorecido las operaciones empresariales creando una coyuntura muy favorable para la compra, la inversión, que se asemeja a la burbuja tecnológica. Es decir, que estamos en un momento en que el comportamiento económico es burbujil.
Estadísticamente, el mes de septiembre es el peor del año, y sin embargo se ha cerrado con ganancias anticipando una tendencia alcista a medio plazo que continuará previsiblemente en 2007. Y no sólo en nuestro país. Septiembre se ha apoyado en el precio del petróleo, los datos macro... y estos datos han reforzado la tendencia alcista, aunque en el corto, el mercado está sobrecomprado. Hemos visto al Dow romper la resistencia de los 11.600 puntos y los 1.327 para el S&P500, y estos valores se configuran como referencia: por encima de ello, la tendencia alcista de corto continúa. También vemos una clara divergencia entre el Dow de industriales, que se halla en nuevos máximos, y el de transportes que está cerca de mínimos. Y esta divergencia anticipa una corrección a corto, sobre todo en el caso de perder los niveles indicados con anterioridad.