"No sólo los bancos españoles, también los franceses, alemanes y holandeses están sufriendo mucho en bolsa y está descontando que haya fuertes presiones en el euro, incluso ruptura”, explica Carlos Díez, economista jefe de Intermoney

El pesimismo que se respira en el mercado está descontando “el poco compromiso que parece haber en Europa, una pérdida de soberanía”. “No se puede hacer una reestructuración de un sector bancario como si fuera un reallity show”, recalca Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.

Y es que parece que las palabras de la canciller alemana Ángela Merkel aludiendo a un euro en peligro no han gustado demasiado. En palabras de Díez, “Alemania se tiene que definir y no acusar a España pues aunque la deuda es de los españoles, el problema es de los alemanes que han comprado esa deuda”. “Los más perjudicados son los fondos de pensiones y los bancos alemanes, que están perdiendo capital y posiciones en bolsa”, señala.