José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, destaca que la diferencia entre la deuda nipona y la española reside en la base de donde procede la financiación. En el caso del archipiélago, proviene del ahorro interno.

En declaraciones a Radio Intereconomía, José Carlos Díez asegura que “va a aumentar la deuda de Japón. Aunque parte de esos 200% de deuda pública lo tiene comprado el propio estado. Tiene una pequeña ventaja, la deuda pública japonesa se financia con ahorro interno del propio país. Son un país tecnológicamente muy avanzado y van a salir, pero es cierto que el impacto viene en un momento muy malo”.

“Parece que todo apunta a que el impacto sobre la economía japonesa va a ser bastante fuerte. Es una sociedad que se siente muy vulnerable, que lleva 20 años con un crecimiento muy bajo, con fobia a endeudarse y esto les va a afectar mucho. Es cierto que es una economía muy grande, pero también muy cerrada porque importa muy poco. Normalmente, los procesos son muy tensos y luego acaban siendo oportunidad de compra cuando tocan suelo”.