Indra pondrá en marcha una emisión de bonos convertibles en acciones con vencimiento a 5 años para obtener una financiación máxima de 250 millones de euros, cuya finalidad es mejorar su estructura de financiación a medio plazo.

Esta deuda corporativa con un valor nominal de 100.000 euros se someterá a previsiblemente a un interés fijo anual entre el 1,75% y el 2,50%, que se pagará de manera semestral.

Mediante un comunicado publicado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se informa que en la emisión se excluirá el derecho de suscripción preferente y que cuenta con la garantía del patrimonio de la empresa.

La distribución de los bonos se hará mediante las firmas Gitigroup Global Markets, JP Morgan Securities, Santader y Natixis que medirán la dimensión de los inversores interesados que pudieran acudir a la suscripción, que se vaticina que se produzca el jueves de esta semana.

Por otro lado, la familia Del Pino hace un par de semanas se deshizo de 1,04 millones de acciones de Indra mediante la sociedad Casa Grande de Cartagena a un precio entre los 11,159 euros y los 11,20 euros y representa el 0,63% del capital social.



En medio de estos movimientos, la cotización de la compañía tecnológica está en una zona muy cerca de la recta directriz bajista primaria que pasa por los 12 euros y está formada por los máximos de octubre de 2007, septiembre de 2009 y junio de 2011, que de ser quebrada podría dar lugar al nacimiento de un gran impulso alcista .

Si tenemos en cuenta los mínimos experimentados en junio de 2012 en los 6 euros el valor se ha revalorizado un 88%. Además, el valor se ha acercado muchísimo a los 12 euros pero inmediatamente ha corregido dejando el precio en los 10,84 euros.

Ante este escenario…, ¿Qué la familia Del Pino reduzca su participación en Indra es una buena o una mala notícia para el valor?, ¿Podrá Indra superar la zona de los 12euros?

Estas son las cuestiones y en vuestra mano quedan las resoluciones