“Los mercados están muy sensibles. Aunque se están haciendo progresos en la crisis de deuda europea, es cierto que son muy lentos. Al final, la evolución también va a depender mucho del sector exterior”. 

“Cualquier noticia mala de Europa o de EEUU, por el precipicio fiscal, va a afectar negativamente al mercado. De hecho, creemos que el acuerdo del Fiscal Cliff estadounidense va a marcar el fin de año. Hasta entonces vamos a tener semanas de volatilidad”. 

Miraremos a EEUU pues, “con respecto a la crisis europea no hay demasiadas reuniones importantes. Lo referente a la unión bancaria europea está estancado. Sin embargo, en enero y febrero vamos a tener datos de cierre de gastos e ingresos públicos y ahí se verá si España va a ir adelante pidiendo la activación de la compra de bonos por parte del BCE”.


Declaraciones a Radio Intereconomía