Europa, tierra de ‘startups’: en 2021 amasaron 121.000 millones de dólares


Startups como Deliveroo, de entrega de alimentos a domicilio, Wise, de pagos, o la de seguridad Darktrace, fueron varios botones de la muestra de compañías que decidieron emprender la aventura bursátil en alguno de los parqués europeos. Entre las que se encuentran también varias fintechs como la británica Revolut, o la alemana N26 que, además, mostraron un alto apetito de acceso al venture capital. Europa, cuyos hubs e incubadoras de empresas han estado ofuscados históricamente por el esplendor de la cuna del emprendimiento, Silicon Valley, registró en 2021 uno de sus ejercicios más intensos y fructíferos, al contabilizar el 33% del capital global invertido en todo el planeta, con expansiones monetarias que superaron, de promedio, los 5 millones de dólares; a tan sólo dos puntos porcentuales del registro marcado por EEUU. 


 
Una de cada tres startups, pues, se asienta en Europa y otro tercio, en el primer mercado global. La pasarela transatlántica opera con fluidez en este terreno; la inmensa mayoría de ellas, bajo una clara apuesta por los fondos privados. Tanto de larga escala como de capital inicial. Además, y según el Índice Insider Global Startups, 10 de las tecnológicas europeas se incluyeron entre las 25 preferentes para acceder a un primer puesto profesional. Cinco financieras o aseguradoras y todas ellas, aún con una facturación muy variopinta, aunque por debajo de los 10.000 millones de dólares y con potencial para incrementar exponencialmente sus ingresos corporativos. Estas son las diez startups europeas mejor colocadas en los mercados al inicio de 2022, según Business Insider.  

Vauban. Fundada por Ulric Musset y Rémy Astie en 2018. Con sede en Londres, maneja ingresos por valor de 8,3 millones de dólares. Ofrece servicios a inversores para el diseño de vehículos de compra de activos y de tipología de fondos. Su ventaja reside en que sus estructuras digitales acortan los procesos tradicionales, que pueden demorarse hasta seis meses. El objetivo de esta firma es convertirse en un agente financiero global desde Europa, incrementando la oferta de fondos de inversión internacionales y atendiendo a los múltiples requerimientos regulatorios de las distintas jurisdicciones del planeta. 

Shares. Con sede en París, su CEO es Benjamin Chemla. Fundada en 2021, reconce facturar 10 millones de dólares. Es una aplicación de consumo de móviles y plataforma que empezó siendo social y que ahora opera con perfil de inversión para clientes minoristas. Permite acceder a una red de inversores a través de su app con acceso a unos 1.500 activos. Está ganando adeptos con clientes millenials por su funcionalidad, su oferta inversora y sus foros online, donde los socios pueden intercambiar ideas y experiencias y donde se incentiva la educación financiera. 

Pennylane. Sede en la capital francesa y Arthur Waller como CEO. Crada en 2020, ya maneja 38 millones de dólares. Compañía de servicios y soluciones de software que ayuda a otras firmas a gestionar sus datos financieros que ha tenido una amplia aceptación entre los Chief Financial Officers para crear sus propias proyecciones económicas por su capacidad telemática para simplificar y sintetizar cálculos contables y financieros

Olio. Aplicación de comida compartida, con sede en Londres y fundada por Tessa Clarke y Saasha Celestial en 2015, facturó 73 millones de dólares en 2021. Ha atraído el interés inversor de Accel, VNV Global o DX Ventures, brazo armado inversor en Europa del gigante de entrega a domicilio de alimentos Delivery Hero. Pretende expandirse a diez mercados latinoamericanos, asiático y del Norte de Europa con su idea de reparto de sobras alimenticias en locales próximos y reducir así la huella de carbono de familias, empresas y restaurantes. Dicen ayudar a mejorar el impacto medioambiental de más de 5 millones de clientes.   

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Bryter. Su CEO, Michael Grupp, la fundó en 2018, factura 90 millones de dólares y declara varias sedes corporativas en Europa. Ayuda a empresarios a perfilar y construir aplicaciones para poder gestionar asuntos legales, contables, de recursos humanos o de administración interna. Cuenta con clientes como PwC, Deloitte, MacDonald’s o Telefónica, que la han contratado, entre otros servicios, para desarrollo de asistentes virtuales y chatbots o herramientas automatizadas de inteligencia. Respaldada financieramente por Tiger Global ha dado el salto a EEUU. Tiene ADN y sello alemán.

Marshmallow. Fundada por Oliver y Alexander Kent-Braham en Londres en 2017, tiene ingresos superiores a los 115 millones de dólares y una valoración de mercado de 1.250 millones. Provee servicios de seguros, muy en concreto en el ramo de la automoción y destinados muy en especial a inmigrantes y expatriados. Dice ofrecer pólizas más baratas a través de sus algoritmos de valor y de precios. Es un potencial unicornio tecnológico. El pasado año duplicó con creces su negocio.  

Elvie, con Tania Boler como su CEO. Firma londinense, fundada en 2013 que cerró 2021 con 196 millones de dólares. Considera una femtech es una startup que se define como tienda online de salud y bienestar para mujeres, con una lata gama de productos que han recibido una aceptación global, desea expandirse por otros mercados europeos y asiáticos tras conquistar EEUU y varias de las mayores economías de la UE. Aparte de Reino Unido.  

Zilch. Fundada en 2019 por Philip Belamant, su CEO, ha acaparado 400 millones de dólares y un valor bursátil de 2.000 millones. Es una compañía buy-now, pay-later (BNPL) que ofrece créditos comerciales y personales y que permite ampliar el periodo de pago más allá de las seis semanas, aunque con el requisito de que paguen el 25% de cada compra. Asegura no exigir tarifas ni cargos suplementarios. Sus servicios lo utilizan compañías como Uber, Amazon o Nike. Para adquirir productos que no ofrecen el sistema de pagos de Zilch es necesario sufragar una tarifa plana del 11,5% sobre la totalidad del valor de sus operaciones anuales.  

Kry. Su COE es Johannes Schildt y tiene su base de operaciones en Estocolmo desde su creación en 2015. Esta app de telemedicina incorporó desde su fundación vídeos y material audiovisual de contacto entre médicos y pacientes. El pasado ejercicio facturó 569 millones de dólares y su valoración de mercado supera los 2.000 millones. Ofrece servicios telemáticos 24 horas y 7 días a la semana. Ha protagonizado un auténtico boom durante la pandemia del Covid-19. Apoyada financieramente por dos fondos de pensiones canadienses y Accel, Index Ventures y Fidelity, se ha convertido en una firma líder dentro del fragmentado mercado de Salud europeo. Pretende expandir su catálogo a servicios de atención mental y su radar geográfico hacia EEUU este año.

Collibra. Con Felix Van de Maele, como CEO, mantiene una doble sede en Bruselas y Nueva York casi desde su fundación, en 2008 y tras reconocer unos ingresos de 595,5 millones de dólares y ostentar una capitalización de 5.250 millones. Su negocio es la gestión de datos. Y proporciona servicio a grandes firmas médico-sanitarias e instituciones financieras. Ahora está ampliando sus catálogos a gobiernos y grupos manufactureros, que demandan aplicaciones más verticales para atender sus estructuras internas. Entre sus suministradores de capital destacan Sequoia y Tiger Global.   

Las startups con cartel de fintechs aumentaron su facturación en 2021 hasta 17.000 millones de dólares. Una cota histórica en un ejercicio en el que incrementaron su peso, sus valoraciones de mercado y sus carteras de inversores. A pesar de los cambios regulatorios -una adaptación que, sin embargo, ha favorecido el ecosistema propicio para su desarrollo- y gracias a la oleada de disrupciones en los sistemas de pagos para atender servicios durante la epidemia. La solución tech de estas compañías de nuevo cuño ha arraigado en el Viejo Continente. Como la sueca Klarna -otra BNPL- surgida del hemisferio SoftBank, que ha adquirido una valoración de mercado de 45.600 millones de dólares, hasta asumir el papel de gran gigante privado europeo. O, de forma similar, la alemana Wefox, aseguradora tecnológica, que ha elevado en 650 millones de dólares, hasta rebasar los 3.000, su cotización bursátil. Según certifica la firma de investigación de mercados y de gestión de datos Dealroom.