Si el tema de Grecia se resuelve, viendo la situación de Estados Unidos y los resultados empresariales, podremos ver una buena evolución hasta final de año. En este sentido nos quedaríamos con la economía estadounidense, reconoce David González, de Dracon Partners EAFI.

Todos los problemas que hay en el gobierno griego hacen que parezca un partido de tenis. “Papandreu opta por cubrirse poniendo la situación límite para forzar que puedan echarle y que él quede como adalid de los derechos de la ciudadanía griega “. Sin embargo, ha quedado mal delante de los socios europeos que le iban a prestar dinero., reconoce David González, de Dracon Partners EAFI.

Desde el FMI incluso tienen medido semana por semana calculado el tiempo de liquidez que tiene el gobierno griego “y esta es la última semana en que necesitarían de forma inminente los 8.000 millones de euros”. Respecto a la cumbre del G-20, González reconoce que se esperaba que todo fuera más plácido y ahora se tendrá que desviar la atención a las ayudas encaminadas a reforzar el fondo europeo de estabilidad financiera.

Respecto a la decisión de tipos de interés. El experto de Dracon Partners EAFI asegura en Radio Intereconomía que “es posible que veamos un recorte más en diciembre pues Draghi ya está tomando decisiones y analizando el escenario macro global, que es lo que necesitan los mercados”.

¿Se puede dibujar un escenario? Es complicado mientras tengamos el ruido de Grecia, donde la política manda más que la economía, “pero si tenemos en cuenta que el riesgo de recesión que se ponía en juego en EEUU ha menguado, los tipos de interés reales están niveles bajísimos y además los resultados empresariales están siendo francamente buenos podríamos tener un cierre de año muy positivo”.

Bolsa americana y, si la cosa mejora, Banco Santander

Este experto reconoce estar más sesgados “hacia bolsa americana, no tienen los problemas que tenemos dentro de Europa, los resultados son positivos. Además en una situación política más estable que la vista en la eurozona”. Nos mantendríamos fuera de emergentes porque “la subida o bajada de las bolsas de estas economías no dependen tanto de aspectos fundamentales como del flujo económico que llega de otros países”. En renta variable española, si la situación mejora nos podríamos ir hacia Banco Santander.