Estamos viendo pánico en los mercados y aun nos caben unos mercados muy convulsos. Si hay preocupación, sobre todo porque lo que está ocurriendo en EEUU es un motivo de cautela y sobre todo es un argumento bastante sólido para seguir corrigiendo, así como para ver que aquellos inversores que se han quedado fuera de las últimas subidas puedan entrar en el mercado. En la tasa de morosidad estamos hablando de un 1% del total del sector hipotecario. Llama la atención la subida espectacular del alto riesgo y se han tomado posiciones en base a una subida de los precios hipotecarios que no tuviera fin. Los tipos de interés también han subido y está reaccionando en un contexto que no era el que se esperaba. La situación no es preocupante para el conjunto del sistema financiero pero es evidente que un segmento mínimo de la población puede verse afectado.