“Hay que ir tomando decisiones según se suceden los acontecimientos. Aunque tomar más riesgos con empresa con exposición a emergentes o con ingresos no tan seguros no son una buena opción”.
 
Cuando uno mira España, siente cierta inquietud cuando piensa en la influencia de las decisiones políticas en las compañías con negocios regulados, como Aena, que deberían hacerlo peor, pero no es así, por lo que será que no se está poniendo en riesgo, aunque no hacerlo me parece algo imprudente.
 
Actualmente estamos en el peor momento desde hace dos semanas por el petróleo, el  dólar y a nivel doméstico, por política, pero creo que se reconducirán las cosas poco a poco. Mientras tanto, me parecen apuestas acertadas valores como Red Eléctrica o Iberdrola, pero nada de bancos.