Los PIB que se han conocido en la Eurozona son tan malos. Ha habido “una mala reacción respecto al de Alemania, porque se ha mirado el intertrimestral que está sin ajustar y no está homogeneizado pero no son cifras tan malas como se esperaba y eso, a lo largo de la sesión debería ser interpretado de forma menos brusca”, reconoce Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter.
Este experto reconoce que una segunda lectura podría ser más positiva “pues si Alemania empieza a publicar cifras que no son tan buenas, tendrá que flexibilizar su postura”.

El mercado está muy vulnerable y el principal problema es que el asunto griego no se termina de cerrar. Seguiremos financiando a Grecia hasta dentro de 2-3 años y “como la única manera de hacerla competitiva es la moneda, al final veremos que el país sale del euro”. Tenemos la financiación de 2012 pero el problema será en 2013 “pero se está recibiendo mucha presión por este lado y además estamos en variables menos domésticas, como el Fiscal Cliff que en el peor de los casos llegarán a un acuerdo para elevar el gasto una vez más”, explica en Radio Intereconomia. Sobre el tema iraní, conviene no olvidar que han tenido lugar las elecciones y que este tema se había acordado dejarlo para después de las elecciones.

Este experto resalta lo que han hecho en Japón. Es bueno porque “debilitará el yen y esto es bueno para la economía japonesa y economía global. Va a poner los tipos a cero, con un objetivo de inflación agresivo – algo más del 3%- y pedirá al Banco de Japón que compre bonos en euros o en dólares, comprando divisas para debilitar la suya propia”. Es un cambio significativo en la política monetaria japonesa que reavivará algo más.