En el muy corto plazo apostaríamos por los valores afectados por movimientos bajistas, exceptuando Enagás del que tendremos que esperar varias sesiones hasta conocer el nivel en el que se asienta, pasando forzosamente por las aseguradoras y compañías del acero.
Hoy se presentaba una jornada de escasas referencias de relevancia y consideramos que el año estaba hecho de hace varias semanas. Exceptuando movimentos puntuales como los de ayer en Enagás y REE no estamos viendo noticias de importancia en los grandes mercados. Sobre estos valores, estábamos descontando que se podía mantener la incertidumbre y no nos sorprende el movimiento de Enagás. Sobrepasados los 18 euros, es aceptable como suelo de caída y, aunque el valor se encontrará con cierta inestabilidad, no creemos que baje más allá de este nivel.