Grifols no logra cotizar con normalidad en esta primera sesión del año debido al split de las acciones que ha llevado a cabo la compañía este lunes. El precio de los títulos vale la mitad de lo que valía a cierre de 2015.
 

Las acciones de la farmacéutica Grifols no logran cotizar con normalidad esta primera sesión del año, debido a que las órdenes de compra y venta encuentran problemas para casar debido al Split de 2x1 que se hace efectivo hoy.

Grifols duplica hoy el número de acciones de la compañía en circulación, mientras que reduce a la mitad su valor nominal, sin variar el capital social que se mantendrá en 119,6 millones de euros.

De este modo, si hasta ahora el capital social de Grifols estaba representado por 213.064.899 acciones ordinarias (clase A), con un valor nominal de 0,50 euros por acción, y 130.712.555 acciones sin voto (clase B), con un valor nominal de 0,10 euros por acción, son el Split, estará representado por 426.129.798 acciones ordinarias (clase A), con un valor nominal de 0,25 euros, y 261.425.110 acciones sin voto (clase B), con un valor nominal de 0,05 euros.

Con esta operación se intenta atraer el interés inversor, ya que cada título tiene un valor de adquisición inferior. Grifols se situaba a cierre de 2015 como la cuarta acción más cara por precio del Ibex 35. Además, Grifols este nuevo año cuenta, previsiblemente, con un viento extra a favor: la revalorización del dólar frente al euro.  La compañía tiene gran exposición al mercado americano y es de esperar que se beneficie de la subida de tipos que debería provocar un encarecimiento del billete verde frente al euro. 

Además, el liderazgo en su negocio es muy valorado por los expertos. De hecho, se cuela en las apuestas de inversión fijas para 2016 de Carax-Alphavalue, New Perspective Capital GroupRafael Ojeda 
 
Grifols fue una de las acciones que mejor se comportó en 2015, cerrando con una revalorización acumulada del 29% y cerca de máximos históricos en los 45,10 euros. De hecho, no cierra ningún ejercicio en negativo desde 2011. Acabó 2015 en los 42,63 euros y hoy comenzaba a cotizar desde el punto intermedio, en los 21,21 euros. Sin embargo, debido a la alta volatilidad, sigue en modo “subasta de apertura” pues, por momentos el volumen de órdenes de venta quintuplica al de compras. Por ello, se espera que sufra una importante caída en el momento en que vendedores y compradores logren encontrarse.