Estamos viendo que el inmobiliario se está desacelerando y la venta de vivendas se encuentra por debajo de las previsiones. Si se ve afectado el consumo, las empresas se verán afectadas y la ralentización del consumo interno provocará descensos en las cotizaciones.
Entre los índices americanos el Down es el único que repunta mientras, el SP500 y el Tecnológico se mantienen planos. El mercado está pendiente del dato de solicitud de hipotecas y de venta de viviendas aunque el más importante es el de bienes duraderos para el que se esperaba una subida y se ha bajado en torno a un 2 %. Esto resulta muy significativo debido a que estamos en escenarios de máximos y podemos exigir a las compañías unos ratios y un crecimiento acorde. Estamos viendo que el inmobiliario se está desacelerando y la venta de vivendas se encuentra por debajo de las previsiones. Si se ve afectado el consumo, las empresas se verán afectadas y la ralentización del consumo interno provocará descensos en las cotizaciones. Excepto casos puntuales no hay movimientos significativos en los valores. Como excepción está Intel que rebota cerca de un 2% motivado por el buen precio objetivo y las buenas expectativas de la compañía y, dentro del sector farmacéutico, Merck, que tras recibir una resolución positiva de una demanda pendiente, sube un 1%.