El próximo 30 de noviembre se reunirá el cártel en Viena en su reunión ordinaria donde hay mucho interés sobre qué es lo que puede pasar con la producción del crudo. La victoria de Donald Trump no despeja el escenario y aparecen escépticos que hablan de que podría no llegarse a un punto en común.
 
Mucho se está hablando de activos como los bonos y el foco se reduce del mercado de las materias primas, pero si observamos la evolución del petróleo desde que marcó los niveles de máximos anuales en la zona de los 53,14 aproximadamente. Y es que, aunque en los últimos días su camino se ha ido consolidando con ligeros repuntes al alza, pierde ya más de un 11% desde ese récord anual.

Barril de crudo Brent


Lejos de buscar mayor tranquilidad en la evolución del crudo lo que ha supuesto el triunfo del candidato republicano es mayores dudas sobre lo que puede venir a partir de ahora en las commodities. Principalmente por el proteccionismo feroz que quiere desempeñar el magnate neoyorkino. Eso puede cambiar el paradigma del comercio internacional afectando también a países productores de crudo como Arabia Saudí, Nigeria o Irán.

Es éste último precisamente otro de los que arroja principales dudas, puesto que Trump ha puesto en duda el acuerdo que selló en su momento Obama para levantar el veto al país árabe. Todo ello ha abierto la puerta a la incertidumbre y muchos analistas de todas las partes del planeta ponen en duda que se termine llegando a un punto en común en la reunión ordinaria de la OPEP que se celebrará en Viena el próximo 30 de noviembre, justo en dos semanas.

En ella se debería dar el visto bueno al preacuerdo al que llegaron los miembros del cártel durante el mes de septiembre en el que se tomó la decisión de congelar la producción de petróleo. Algo que fue tomado por los inversores positivamente y que llevó al crudo a consolidarse en la franja de los 43 y 53 dólares, aproximadamente.

Lo que sucede ahora es que gana probabilidades el hecho de que la OPEP dé marcha atrás a su intención, sobre todo por esas políticas que podría llevar a cabo Donald Trump. Es decir, que podría darse una tregua para esperar a ver cuáles son de facto las actuaciones que lleva a cabo el presidente electo estadounidense para inmediatamente después tomar las medidas oportunas.

Por el momento el barril de crudo Brent se encuentra cotizando sobre los 47 dólares después de haber vivido un par de alzas en las últimas sesiones. Pero cabe recordar que venía acumulando varias jornadas de caídas descontando que las probabilidades de modificar el acuerdo previo de la OPEP se incrementaban.

Queda, por tanto, esperar a ver qué va sucediendo durante las próximas semanas y el flujo de noticias que puede ir apareciendo por parte de los miembros de la OPEP. De lo que suceda en el encuentro de finales de mes puede depender mucho el recorrido que puede tomar finalmente el crudo en los mercados.