Sorprende la barrida que ha habido en diciembre, que se podía haber previsto por profit taking, pero hay un dato que es que el PER de 2016 para los grandes valores europeos está en el mínimo de los últimos cuatro años, por una desaceleración de las expectativas de beneficios pero con un potencial en bolsa de doble dígito.
 

En este contexto, dice Pablo García, de Carax Alphavalue, todavía hay mucha incertidumbre. “Los índices de volatilidad pueden subir pero, si todo el escenario macro se cumple e incluso el precio del crudo – ya sobrecotizado el exceso de oferta – sale de estos máximos de cortos de la historia, estaríamos cotizando a 14,4 veces los beneficios de 2016”.

Los valores que se pueden beneficiar de estos bajos precios del crudo serán aerolíneas, cementero o constructor. “Básicamente siempre las aerolíneas son las afectadas más positivamente en un entorno en el que el crecimiento mundial no se ha retraído de forma importante porque el decoupling entre crecimiento mundial y emergentes no está justificado. “También hay sectores como farma o telecom que tienen buenas expectativas, niveles saludables y rentabilidad por dividendo atractiva”.

El sector inmobiliario está evolucinando  bien. Las expectativas de España en ciclo español son saludables, aunque el proceso de desapalancamiento no ha terminado, y se están sentando las bases y los grandes excesos se han evitado.

Ayer Deutsche Bank decía que el Ibex35 tiene un potencial del 29% y citaba Iberdrola o REE como sus favoritas. (Ver: Deutsche Bank, el objetivo del Ibex está en 11.000-11.500.En 8.800 es un regalo)  Iberdrola junto Enel  son valores que nos gustan. “En el caso de negocios de redes, serían opciones defensivas .Donde tenemos que ver catalizadores sería en valores como Santander o Telefónica, que están en la peor recesión técnica de su historia”.

En Telefónica vemos un potencial del 30% “pero somos la única que analiza el sistema value a momentum y éste nos dice que es malo para la operadora”. La fijación del mercado es invertir con cabeza pero, siguiendo sus pautas, éste no quiere nada que huela a Brasil.  Ni tampoco quiere petroleras. “Ahora hay más riesgo estando corto que estando neutrales en el petróleo con lo que es razonable tener sector petrolero y estar diversificado”, concluye este experto en Radio Intereconomia.