El mercado español abre con dudas. El Ibex 35 se deja 0,36% hasta los 10.165 puntos. Mientras, la prima de riesgo se sitúa en 190 puntos básicos el día en el que el Tesoro celebrará su primera subasta de deuda después de que Moody’s mejorara el rating del país.


El Ibex 35 abre con ligeras caídas, pendiente de la primera subasta de deuda a la que se enfrentará el Tesoro español después de que el viernes la agencia de rating Moody’s mejorara nuestra nota de solvencia de Baa3 a Baa2. El Tesoro hoy espera captar entre 2.000 y 3.000 millones de euros en letras a 3 y 9 meses. (Ver: ¿Dónde repercuten BBVA y Santander la mejora del rating?)

Con este telón de fondo, vemos que los valores más castigados son ArcelorMittal (0,84%¨) y Bankia (0,64%).

En cambio, en la parte alta, las constructoras se hacen con los primeros puestos. Sacyr sube un 1,75%, pendiente de la resolución del conflicto por las obras en el Canal de Panamá. La última hora de este culebrón adelanta que las autoridades del Canal de Panamá exigirán al consorcio liderado por Sacyr una compensación de 300 millones por daños ocasionados por la paralización de las obras, si finalmente se rescinde el contrato. También suben OHL (0,69%) y Ferrovial (0,74%). A tener en cuenta que Ferrovial presentará cuentas anuales este martes y OHL, mañana.

En el grupo de los blue chips, Telefónica cede un 0,79%, BBVA un 0,29%, Santander un 0,24%, mientras que Repsol sube un 0,08%, Iberdrola un 0,06% e Inditex un 0,05%.

En el Mercado Continuo…
Prisa
encabeza los avances con una subida del 5,37%, al calor de los rumores que apuntan a que Al Jazeera podría presentar una oferta de más de 900 millones de euros por el 56% de Digital+.

En la parte baja, Nicolás Correa cede un 2,20% y Cementos Portland un 2%. También en la parte baja destaca la caída del 1,22% que experimenta Deoleo entre rumores de posible adquisición (Ver: Comentario Cárpatos)
 
A tener en cuenta la caída del 0,12% que experimenta Liberbank, después de que haya presentado cuentas del 2013 antes de la apertura. En dicho ejercicio la financiera obtuvo un beneficio neto atribuido de 48 millones de euros en 2013, tras haber realizado saneamientos por 465 millones de euros.