El fraude fiscal es más común en países donde las declaraciones electrónicas de impuestos y la banca 'online' son populares y ampliamente aceptadas, como España, Estados Unidos, Brasil o Canadá, según el estudio elaborado por Trend Micro, que asegura que los falsificadores siguen aprovechando la recesión económica para obtener ganancias personales.
El estudio afirma que el fraude fiscal aumenta "de forma notable" en épocas de declaración de impuestos, cuando los defraudadores intentan solicitar devoluciones falsas utilizando números de la Seguridad Social robados para enviar sus "solicitudes maliciosas" antes de que los contribuyentes reales preparen y presenten sus devoluciones.

En concreto, recuerda que recientemente ha circulado 'spam' que supuestamente ofrece información sobre cómo cuantificar el paquete de estímulos económicos de EE.UU. en el que los usuarios confiados hacen 'clic' en un vínculo "malicioso" y en lugar de recibir ayuda reciben un 'spyware'.

Según el estudio, este tipo de páginas prometen ayuda sobre cómo asegurar un cheque de estímulo a cambio de información personal, y piden datos como el nombre, el estatus laboral, el rango de salario y la cuenta bancaria, para "violar" las cuentas bancarias y otras cuentas 'online' o para vender información robada en los mercados clandestinos. Algunos sitios incluyen logos falsos y una imagen del presidente de EE.UU., Barack Obama.

El gerente de Investigación de Amenazas de Trend Micro, Jamz Yaneza, advierte de que los consumidores no deben esperar que este fraude se detenga pronto, ya que los relacionados con los paquetes de estímulos ahora son muy grandes y aumentarán siempre que Estados Unidos y otros países se encuentren dentro de las fechas para presentar las declaraciones de impuestos.

En cuanto a los instrumentos para defraudar, Trend Micro asegura que el phishing juega "una parte importante" en los fraudes fiscales al engañar a la gente para que revele información personal, la cual se utiliza para robar las cuentas bancarias, hacer cargos a tarjetas de crédito y solicitar préstamos o crédito a nombre de las víctimas.

"Los correos electrónicos con información relacionada con los impuestos que parecen sospechosos, normalmente lo son", afirma Yaneza, que aconseja a los contribuyentes aprender a identificar estos correos para poder comunicar cualquier fraude.