Los principales responsables de economía de los países de la Unión Europea tienen entre manos una importante misión: salvar a Grecia y evitar que se repitan sustos como el que ha dado la península helena con su deuda. Entre las posibles propuestas está la crear un fondo común de ayuda y aumentar la regulación de los Hedge Funds.
La idea de crear un fondo común monetario para ayudar a los países miembros ante situaciones críticas de déficit es una de las propuestas que se han puesto sobre la mesa en Bruselas. Esta proposición ya ha sido reafirmada por una de las principales potencias europeas, Alemania, a través de su ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, que declaró ya la semana pasada su firme apoyo a este fondo.

A quien no le gusta tanto esta idea es al primer ministro griego, George Papandreou, que ha declarado que no quiere recibir dinero de Europa. Desde Grecia confían en la propia e independiente recuperación del país y, para ver si esto es posible, hoy la potencia helena deberá rendir cuentas a través de los primeros resultados de su plan de austeridad.

Sin duda, Grecia es el hijo más enfermo de Europa, pero otros también parecen estar incubando problemas de salud financiera, entre ellos, España, Portugal, Irlanda y, al margen de los países, la propia moneda única. Muchos han sido los que han justificado estos problemas de deuda o, más aún, las dificultades para financiarla por culpa de los Hedge Funds. Los fondos de alto riesgo han sido acusados de lanzar ataques especulativos contra los puntos débiles de la Unión Europea mediante la compra de CDS’s (prima de seguro sobre el impago de un emisor) y la venta, a su vez, de los bonos del mismo emisor, presionando el aumento del CDS por un lado y, por el otro, recomprando el bono por debajo del precio que lo adquirieron. Esta práctica les ha valido el apodo de “fondos buitre”.

En nuestro país el ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha denunciado y tachado de “especuladora” esta actividad. Desde el Ejecutivo acusaron a tres hedge funds, (Brevan Howard, Moore Capital y Paulson & Co.) de utilizar “maniobras un tanto turbias” para causar la caída de la bolsa española, castigar a la moneda única y a las economías periféricas más débiles en las primeras semanas de febrero. También el Servicio Nacional de Inteligencia de Grecia (EYP) identificó ataques especulativos bajistas contra la deuda pública del país procedentes de al menos cuatro fondos de inversión internacionales que durante el pasado mes de diciembre realizaron "ventas masivas" de bonos griegos para su recompra posterior a un precio mucho más bajo.

Contra estas acusaciones los Hedges Fund se intentan defender. Por ejemplo, desde Bright Gate Capital, su managing partner Bertrand de Montauzon, deslegitima a quien les apunta con el dedo diciendo que “los Hedge Funds sólo manejan en total 1,5 trillones de dólares, mientras que diariamente el mercado euro-dólar maneja 3 trillones, por lo que no tienen volumen suficiente como para mover un mercado”.

A la espera de que de la reunión de dos días en Bruselas se concrete alguna norma legal que corte las alas a estos instrumentos de inversión en Europa, en EE.UU. Obama ya presentó una predecesora. Sin embargo, desde Bright Gate Capital no temen estas regulaciones y dicen que, por ejemplo “los planes del Presidente estadounidense sólo van a ser un riesgo para los Hedge Funds pequeños porque no tienen dinero para hacer frente a los registros y requisitos que se les exigirá algo que, en cambio, sí beneficiará a los grandes que se fortalecerán”.

Para Montauzon invertir a través de fondos de fondos aporta más pros que contras. Ventajas:
- diversificación de fuentes ante la volatilidad
- caída de costes de inversión
- aprovechar la sofisticación y las empresas nicho
- gestión activa de los riesgos y de las capacidades de los fondos
- mejorar la liquidez de los fondos de fondos que más que los subyacentes
- acceso a fondos sin restricciones geográficas ni de mercados

Si contrastamos estas consideraciones con las de los políticos europeos, parece claro que el que sale ganando es el inversor pero, para los responsables de economía de los 27, los efectos secundarios de los Hedge Funds, por paradójico que suene, los sufren los excipientes en vez de quien los usa.


Si desea ampliar información sobre los Hedge Fund, consulte el reportaje "Deuda corporativa, activos a la carta" de la revista Estrategias de inversión de marzo http://www.estrategiasdeinversion.com/version-express/renta-fija-privada-activos-carta1