Grifols respira aliviado después de que el Departamento de Justicia de EEUU haya cerrado la investigación que tenía abierta a la compañía. 
 
Grifols ha comunicado a la CNMV que la justicia estadounidense ha cerrado la investigación que tenía abierta contra la compañía española por malas prácticas en Italia.  El Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) ha cerrado la investigación abierta a Grifols en Italia en relación con la demanda judicial contra cinco empleados en Nápoles. La investigación se abrió el año 2013, pero ni Grifols ni ninguna sociedad del grupo Grifols ha estado imputada en la causa.

Siguiendo la normativa contable, la compañía ha incluido en los estados financieros auditados la situación de la mencionada investigación. Actualmente, tal y como se refleja en el informe de auditoría de 2015:
 
“De los citados 5 empleados de la Compañía inicialmente imputados, el Tribunal de Nápoles resolvió absolver a 3 de ellos, continuando el proceso judicial solo contra los restantes 2 empleados. Asimismo, la Compañía ha finalizado la investigación interna abierta en Italia como consecuencia del citado proceso judicial, y en Noviembre de 2015 se reunió con el DOJ para informarles de las conclusiones alcanzadas tras dicha investigación. […] la Compañía así como sus asesores legales consideran remota la posibilidad de que dicho asunto llegue a afectar a sus estados financieros”.
 
Las conclusiones recibidas ahora por parte del DOJ de Estados Unidos confirman las conclusiones de la investigación interna realizada por parte de Grifols, así como que no se produciría impacto negativo alguno en la compañía. 

Esta noticia llega para Grifols en un momento en el que el valor necesita un empujón en bolsa, pues se ha quedado muy estancado en un lateral que cada vez está estrechando más, entre los 20,50 y los 18 euros. Además, perdió la directriz alcista de largo plazo este verano y ahora corre el riesgo de volver a visitar la parte baja del lateral, aunque la zona de 18,70 euros está funcionando de soporte (23,6% de Fibonacci). Por arriba la principal barrear son los 20 euros, pues por este nivel pasa la directriz bajista que inició en los máximos históricos marcados a finales de 2015.
 


Los indicadores técnicos Premium muestran que el valor ha perdido la tendencia alcista de medio y largo plazo, ya que las medias se han aplanado y el precio se ha metido por debajo. Además, el volumen de contratación ha decrecido, lo que implica debilidad.