La aerolínea de bajo coste británica presentó sus cuentas con unas ganancias históricas, pero acusa la incertidumbre al miedo a nuevos atentados terroristas después de la masacre de París y tras conocerse que la explosión del avión ruso en Sinaí se debió a un artefacto explosivo.
Si ayer les tocó a la mayoría de aerolíneas europeas hoy ha sido el caso de Easyjet. La compañía aérea obtuvo un beneficio con un crecimiento de doble dígito con respecto al pasado año, en concreto un 21,7%, que no le ha servido para que sus acciones caigan estrepitosamente en el mercado.

El valor retrocede en torno a un 4% y los analistas encuentran pocas explicaciones. La única razón que se podría entender es el temor que siempre se genera en empresas vinculadas con el transporte de pasajeros y el turismo después de ejecutarse actos terroristas. Algo que ya vimos en la jornada de ayer con caídas en las principales aerolíneas como Air France, IAG o Lufthansa.

Easyjet cotización


El único factor en contra que podría tener Easyjet es justo ése: el miedo generalizado. Sobre todo después de que hoy Vladimir Putin, presidente de Rusia, haya confirmado que el avión que explotó en Sinaí fue a causa de un artefacto explosivo situado en la bodega del aeroplano. Los expertos no encuentran otra excusa para este tono tan negativo que ha tomado la acción desde la apertura del mercado inglés.

Lo considera de esta manera, sin ir más lejos, Michael Hewson, de CMC Markets. "Las preocupaciones acerca de lo sucedido este fin de semana en París y unas posibles consecuencias negativas que se noten  en el período previo a la Navidad", comenta el analista.

Así, EasyJet obtuvo en su último ejercicio fiscal, finalizado el pasado 30 de septiembre, un beneficio neto de 548 millones de libras esterlinas (780,1 millones de euros), lo que representa una mejora del 21,7% con respecto al año fiscal anterior.

El beneficio operativo antes de impuestos alcanzó la cifra récord de 686 millones de libras (976,6 millones de euros), un 18,1% más que en el ejercicio anterior, según ha informado la compañía.

La 'low cost' británica logró una cifra de negocio anual de 4.686 millones de libras esterlinas (6.670,1 millones de euros), un 3,5% más que en el ejercicio fiscal precedente.

EasyJet transportó en el ejercicio un total de 68,6 millones de pasajeros, lo que supone un 6% más con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, con un factor de ocupación del 91,5%, nueve décimas más.

Asimismo, también hemos sabido que la aerolínea de bajo coste anunció un pedido en firme de 36 aviones de media distancia Airbus A320, incluidos 30 de última generación, valorados en 3.800 millones de dólares a precio de catálogo.

La empresa británica precisó que había convertido en pedido en firme las opciones de compra de 30 A320-neo anexadas al gigantesco pedido de 125 A320 (entre ellos 100 de tipo neo), anunciado en junio de 2013.