En la entidad francesa no son pesimistas con respecto a la evolución de la economía este año. En su opinión los riesgos ante una nueva recesión no son evidentes. Es más, ellos consideran que estamos ante un escenario de recuperación económica que se producirá gracias a la estabilización de los precios de las materias primas conforme pasen los meses.
 
Pero en lo que sí coinciden con la práctica totalidad del sector financiero es que los años de altas rentabilidades generalizadas se han acabado. El camino para los inversores está empedrado, llenos de baches y volatilidad y en esta nueva fase necesitaremos asumir algo más de riesgo para algo menos de rentabilidad, una ecuación que da unos resultados mucho menos atractivos.
 
Comentan en la firma que “los inversores más dispuestos a asumir riesgo, con un perfil de riesgos más dinámico, pueden elegir entre una gama más amplia de soluciones. Las inversiones en acciones seguirán siendo el mejor medio para lograr beneficios en 2016”.
 
Con todo, en la firma explican que hay posibilidades; que los mercados crean y crearán situaciones de las que los inversores podrán beneficiarse. Por eso acaban de presentar una estrategia desarrollada por BNP Paribas Wealth Management en la que se destacan  diez temáticas de inversión para 2016. El objetivo –dicen- “guiar a los inversores que buscan ingresos estables y a los que deseen invertir en productos más dinámicos o novedosos”.
 
Temáticas de inversión para perfiles conservadores y defensivos:
 
Silvia García-Castaño, directora de inversiones de BNP Paribas Wealth Management, apunta que “el entorno actual hace muy complicado para los inversores conservadores ofrecer ideas con retorno y sin riesgo”.  
 
1. Bonos convertibles europeos y High Yield:  
Los convertibles: son renta fija que combinan algunas características de la renta variable, lo que nos permitirá posicionarnos en los dos activos. 
 
Apuntan que “la inversión en esta clase de bonos puede generar rendimientos satisfactorios, especialmente en Europa, donde no es probable que los tipos de interés aumenten significativamente”. El principal riesgo para este tipo de activo en Europa sería que la economía del viejo continente cayese en recesión. En la entidad aconsejan invertir a través de fondos para beneficiarse de una buena diversificación.
 
High Yield:  Para los inversores con menor tolerancia al riesgo apostarían por bonos sin grado de inversión europeos porque esperan buenos retornos y “pensamos que no vamos a ver un incremento de las tasas de quiebra”, explica Silvia García-Castaño

Diferencial High Yield

 
2. Generación de ingresos estables a través de empresas con dividendos crecientes y REITs europeos: en opinión de esta firma, lo mejor para posicionarse en renta variable es hacerlo a través de “acciones de compañías (especialmente valores cíclicos de alta calidad) que son capaces de aumentar regularmente el dividendo que distribuyen a sus accionistas ofrecen actualmente una buena oportunidad de inversión. Un segmento de dividendos crecientes especialmente interesante es el inmobiliario cotizado (REITs) europeo”.
 
Recordaba la directora de inversiones de la firma que desde principios del siglo pasado hasta ahora más del 40% del retorno del S&P 500 se generaba gracias a los dividendos, con excepción de algunos periodos como el que iba de 2010 a 2014. En su opinión “a partir de ahora el dividendo va a jugar un papel más importante”.
 
3. Oportunidades en instrumentos más flexibles: En este sentido optan por fondos fondos alternativos UCITs (especialmente con estrategias “long/short equity” y “global macro”) y los productos estructurados se posicionan como alternativas de inversión interesantes.
 
La entidad recuerda que estas estrategias son capaces de proporcionar atractivas rentabilidades potenciales al mismo tiempo que limitan la sensibilidad de la cartera al riesgo de subidas de los tipos de interés.

Temáticas para perfiles dinámicos y equilibrados:
 
4. Comprar valores cíclicos y value para aprovechar la recuperación de la zona Euro. Apuntan que existe una fuerte relación entre tendencias económicas y  estilo de inversión y que la historia apunta que cuando la FED inicia su ciclo de subida de tipos se produce un aumento de la rentabilidad de los bonos, lo que beneficia tanto a las acciones “value” como a los valores cíclicos.   Y esa, precisamente, es su recomendación.

cíclicos vs defensivos

 
5. Invertir en mercados emergentes: Estos mercados han dado retornos negativos desde 2010, lo que ha situado su valoración en niveles muy atractivos. Pero, con todo, Silvia García-Castaño explica que aún “es pronto para comprar agresivamente”. Por eso recomiendan ser selectivos y optan por países importadores de materias primas y por países que cuentan con una buena dinámica de reformas estructurales. En este sentido recomiendan mercados de Asia como Inida y Europa del Este.
 
6. Japón: creación de valor para los accionistas: En la entidad destacan la introducción de un Código de Gobierno Corporativo en junio de 2015 que ha supuesto una mejora en la gestión de las compañías. Como consecuencia, el rendimiento sobre los fondos propios (ROE) de las empresas japonesas es probable que se incremente. Una de las mejores maneras de aprovechar esta oportunidad es invertir en empresas susceptibles de aumentar sus programas de recompra de acciones. Como explica la directora de inversión “a un PER 13 es una buena oportunidad para diversificar la cartera”.
 
7. Innovación digital: Comentan en la entidad que esta temática es “el camino a seguir en un mundo de bajo crecimiento y baja inflación Este tema cubre gran variedad de campos como la ciber-seguridad, la robótica, el ecommerce y el cloud computing, sectores en los que el crecimiento va a ser superior a la media y donde las compañías podrán generar flujos de caja considerables gracias a estas innovaciones. Dada la dificultad de diferenciar a las empresas ganadoras del resto, la inversión a través de fondos de inversión es la mejor opción”.
 
8. Sobrevivir a la “Economía Uber”: Es decir, aquellas empresas capaces de mantener o aumentar sus precios debido a que cuentan con barreras de entrada lo suficientemente fuertes como para disuadir a nuevos competidores. Entre las favoritas de esta firma se encuentran “las “blue chip” tecnológicas o los sectores como el farmacéutico, bienes de lujo o consumo básico alternativo ofrecen atractivas oportunidades en este sentido”.
 
9. Invertir en compañías en transformación: Buscan firmas con capacidad para regenerarse y transformarse rápidamente. Y les gustan tanto aquellas empresas con estrategias defensivas o estrategias de expansión.
 
10. El cambio climático:
Una temática cada vez más relevante para la opinión pública, los mercados y algunos estados.  Explican en BNP Paribas Wealth Management que en 2014, las inversiones mundiales en energías renovables aumentaron un 17%.  En su opinión,  existen numerosas oportunidades de inversión en energías renovables, técnicas de almacenamiento de energía, soluciones de eficiencia energética, tanto para la industria como para los hogares, combustibles alternativos, etc.
  
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
 ¿Dónde esperan encontrar rentabilidad los inversores institucionales?