Lo importante es que, a nivel global, acabe habiendo dinero, aumenten los volúmenes y, sobre todo, que no haya tradding ya que es lo que peor nos viene porque es lo que inyecta volatilidad al secundario.
Estamos en una semana de buenos datos macro y ahora, con la publicación de resultados que se espera batan expectativas, se descartan nuevos ajustes más fuertes de cara al verano. Nos estamos moviendo en un rango muy amplio, de los 10.900 a los 11.500, y ahora es normal que se dé un reajuste en las carteras. Vamos a seguir viendo volatilidad porque hay que rellenar huecos en torno a los 11.200, pero la línea general del mercado será alcista.