Nuevo día de infarto en los mercados europeos, que ha sido arrastrados por las malas noticias empresariales y por un renovado temor sobre la banca italiana, ya que el acuerdo alcanzado la semana pasada con Europa no ha servido para calmar a los inversores. Por si fuera poco, la incertidumbre política en España ha provocado que el selectivo español haya vuelto a ser el peor de todo el continente.
 
El Ibex 35 ha caído un 2,51 en una sesión en la que ha llegado a perder un 4% en algunos momentos. Con todo, al final ha logrado respetar la cota de los 8.300 que ha pedido en algunos momentos de la sesión, cuando los nervios se volvían a poner a flor de piel tras conocerse el dato de inventarios de petróleo en Estados Unidos.  
 
Una de las razones que han provocado que los descensos sean superiores en España que en el resto de Europa es la inestabilidad política, justo en la jornada posterior a que el Jefe del Estado encargara al líder del PSOE, Pedro Sánchez, la labor de formar gobierno. Aunque las conversaciones ya han comenzado, los analistas políticos siguen sin ver muy claro la posibilidad de formación de gobierno, lo que retrasa la opción de un nuevo ejecutivo en breve.
 
Los protagonistas de la sesión han sido BBVA y Gas Natural, tras publicar sus cuentas.  El banco que preside Francisco González ha mejorado las previsiones al ganar 2.642 millones de euros en 2015, aunque se ha dejado un XX durante la sesión.
 
Por su parte, Gas Natural ha terminado la sesión con descensos del 5,51% convirtiéndose en la tercera peor del Ibex después de dar a conocer que su beneficio aumentó un 2,7% al situarse en 1.502 millones de euros.

Las empresas que mejor lo han hecho ha sido Acerinox, que se ha apuntado un 4,58% y ArcelorMittal, al subir un 2,86%.  Además, las compañías que peor se han comportado han sido. Sacyr, con descensos de más de un 6% y OHL, que se ha dejado un 5,78%. Entre las grandes  Santander ha caído un 4,07%, BBVA se ha dejado un 2,16% y Telefónica ha retrocedido un 3,23%.
 
Así, el índice sectorial italiano ha llegado a perder más de un 7% en algunos momentos de la sesión, acusando los temores sobre la cantidad de deuda impagada en su balance. Si ayer hablábamos del día de la marmota, esto recuerda cada vez más a los meses anteriores al rescate financiero español.

 
Por si fuera poco en Estados Unidos la sesión ha vuelto a ser negativa tras unos datos macroeconómicos de distinto signo. Si la consultora ADP publicaba que el empleo privado habría crecido 205.000 personas el pasado mes, lo cierto es que el dato de ISM de servicios no ha gustado.
 
Como explica Cárpatos en su sección, “el mercado muestra una mayor desconfianza en la FED, así que el dólar tiene problemas en todos los cruces importantes. Como efecto secundario, cuando más bajo esté el dólar, las materias primas más atractivas son. Si tenemos que la FED se deja de subidas este año, puede que tengamos antes reunión de la OPEP antes, así que quizá se esté aprovechando la oportunidad. De momento el crudo sube fuertemente”.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
Los números hablan: El Ibex 35 no rebota en febrero