Con la petición de rescate de la banca española, “el objetivo de clarificar y resolver el problema del sistema financiero español es muy positivo. Así como que se instrumentalice el crédito a través del FROB. Ahora bien, quedan pendientes las condiciones del crédito, que serán muy importantes”, dice José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup en España.

Las entidades que lo necesiten podrán acceder al préstamo europeo a través del FROB. Con ello, “se busca es separar las entidades solventes de las que tienen o pueden tener problemas. Aún así, vamos a conocer los resultados de las auditorías para dar suficiente fuerza al sistema financiero español”.

En principio, las financieras españolas cuentan con una línea de crédito de hasta 100.000 millones. Martínez Campuzano cree que “la cantidad necesaria será inferior y un interés del 3% es privilegiado. Aunque veremos los detalles del rescate, pues serán los que marquen la diferencia entre un escenario positivo y otro que no lo sería tanto. Habrá algunas entidades en las que el crédito se transformará en capital”.

Pero no todos los frentes problemáticos europeos están cerrados: “Grecia es el gran reto. El rescate este fin de semana sólo ha sido un intento de calmar los ánimos”. El escenario económico está marcado por condiciones financieras muy difíciles y un escenario macro muy complicado. En al primera puede influir el BCE, en la segunda hay hacer algo para recuperar la confianza del mercado.

“En Irlanda el rescate supuso un 30% del PIB que fue a la banca, mientras que en España se podría inyectar, como máximo un 10%, aunque creo que será menos”.


Declaraciones a Radio Intereconomía