En 2015 ACS y Abertis se animaron a sacar a sus filiales de telecomunicaciones a bolsa. En estos casi dos años que comparten en el mercado se podría decir que a Cellnex le ha ido mucho mejor pues, además de dar el salto al Ibex 35, su cotización ha tenido un mejor desempeño.
 
El pasado 16 de febrero Saeta Yield, filial de ACS, cumplía su segundo aniversario en bolsa. En este tiempo la compañía ha arrastrado unas minusvalías técnicas de más del 20%, aunque ha contentado a los inversores con una alta rentabilidad por dividendo. De hecho, Saeta es a día de hoy la empresa que más rentabilidad por dividendo ofrece de nuestro mercado, un 9,21%.

En cambio, desde su debut en bolsa Cellnex se apunta una revalorización del 8%, aunque por el lado del dividendo la filial de Abertis no es la más generosa, ofreciendo una rentabilidad de menos del 1%.
 
Si cotejamos el desempeño de ambas acciones sin tener en cuenta los dividendos (gráficos total return) cogiendo como punto de partida el 5 de mayo de 2015, día en el que Cellnex salió a cotizar, observamos que Cellnex ha permanecido prácticamente plano, mientras que Saeta ha perdido más de un 15%.


 

En cambio, en los últimos doce meses Cellnex, ya en el Ibex 35 desde junio de 2016, ha aportado a sus inversores una rentabilidad del 11%, mientras que Saeta Yield, desnudada de los dividendos, ha subido un 1,45%. La foto se repite dentro del ejercicio 2017, en el que Cellnex ha subido casi un 12% y Saeta Yield se ha quedado atrás con una revalorización del 1,65%.
 
 




También le interesa: 
Los cortos tirarán la toalla si la tendencia alcista continúa