Según ha informado el medio digital, la entidad financiera estaría revisando a la baja su estimación de beneficio por el abrupto descenso de los tipos de interés, dentro del marco de su plan estratégico establecido entre el 2015 y el 2018.
 
La cotización de Caixabank cae en grandes proporciones en los últimos meses. Y lo hace al calor de la política de los tipos de interés en niveles de mínimos históricos, que está torpedeando el negocio bancario como así se observa en el desarrollo de los bancos europeos.

Así, la última consecuencia ha sido la información publicada por El Confidencial, que aseguró que al igual que sucedió con Banco Santander, al disminuir sus previsiones del resultado neto, el banco catalán estaría analizando internamente una revisión de su Plan Estratégico 2015-2018. La nueva hoja de ruta contemplaría un ajuste de la rentabilidad esperada y una revisión de los beneficios.

El pasado marzo de 2015, Caixabank presentó un plan ante sus inversores en el que pretendía ser líderes en confianza y rentabilidad, con el objeto de multiplicar por cuatro el ROTE. De esta manera pretendían que la ratio se situara entre el 12% y el 14%, en contraposición con el 3,4% en el que se situaba en ese instante. En cuanto al ROE, estimaban que se colocaría entre el 10% y el 12%, frente al 2,7% con el que cerró hace un par de ejercicios.

Sin embargo, fuentes consultadas por el diario digital dicen que alcanzar esos objetivos se ha vuelto imposible para Caixabank. En estos momentos la facturación del banco estaría moviéndose por debajo de lo previsto como consecuencia de la política monetaria de los tipos de interés en niveles mínimos. Los menores ingresos debido la brusca caída de los márgenes la obligarán a ajustar sus pretensiones.

Firmas de análisis como Bank of America Merrill Lynch, Morgan Stanley, JP Morgan y Credit Suisse, calculan un ROTE medio del 9%. Esto se traduciría en una reducción del beneficio de entre el 25% y el 35% en relación al incremento de hasta entre el 12% y el 14%, que había considerado la entidad financiera catalana.

Por otro lado, desde el banco saben que tampoco van a conseguir alcanzar su meta en cuanto al ratio de eficiencia desde el 54% hasta el 45%

En este sentido las acciones de Caixabank han reaccionado con descensos ante estas informaciones. Se sitúa a la cola de la tabla de los títulos del Ibex 35 con un retroceso de más de un 1%, mientras que cotiza sobre los 2,34 euros por acción.