Cafés a 50 céntimos, bocadillos a euro, "bonos-menú" con comida de regalo o cenas a mitad de precio martes y miércoles son algunas de las recetas que han ideado diversos empresarios de restauración del centro de Barcelona para paliar la caída de la recaudación y al menos cubrir los gastos corrientes. Los clientes miran cada vez más el euro, e incluso el céntimo, a la hora de entrar y consumir en un café o un restaurante, y así lo han entendido empresarios como José María Cañellas, mánager de una franquicia "Tapasbar" en la confluencia Consell de Cent con Bruc, Jordi Noguera, que regenta a pocos metros el restaurante "Ca la Nuri", o David Chimeno, dueño de la también cercana "La Moreneta", quienes estos días promocionan ofertas que no pasan desapercibidas.
José María Cañellas ha dicho a Efe que en su trayectoria de más de 40 años como empresario ha superado cuatro etapas de crisis y que también sobrevivirá a esta última, buscando nuevas fórmulas y teniendo "los ojos bien abiertos y la cabeza fría ante una situación que es crítica de verdad".

Por este motivo, el empresario ofrece cafés a sólo 50 céntimos, cortados a 70 céntimos, cafés con leche a 90 céntimos o "bocatines" a un euro, además de menús a 5 euros para jóvenes, consistentes en un plato de carne o pescado más pan y bebida, lo que ha hecho aumentar la afluencia de la clientela al local.

José María Cañellas dice que ahora hay que ser consciente de que "los precios normales son excesivamente costosos", y que es tiempo de "pensar cómo aproximarnos a la realidad, cómo colaborar con nuestros clientes, mientras la rentabilidad la tenemos que dejar en un segundo término".

En estos momentos, "buscamos la solidaridad, estar con nuestro público habitual y pasar un año buscando cómo ser útiles a nuestros clientes, ya vendrán tiempos mejores", concluye Cañellas.

A Luis, uno de los clientes del local, le parecen "muy bien" estas ofertas pues "con el cambio al euro, lo que se ha hecho ha sido redondear los precios y nos están cobrando por un café un euro o un euro y veinte, unas 200 pesetas al cambio, y pienso que no es justo, incluso abusivo, y más ahora en tiempos de crisis".

"Sobre todo, me alegro de tomarme un café a un precio menor del que mencionó José Luis Rodríguez Zapatero en 'Tengo una pregunta para usted', resalta Luis, recordando la polémica suscitada por el presidente del Gobierno cuando situó el precio medio de un café en unos 80 céntimos.

Jordi Noguera, propietario del restaurante especializado en pescado y marisco "Ca la Nuri", ha llegado a no tener ningún cliente alguna noche de los meses de invierno por lo que, además de haber tenido que recortar en gastos y personal, ahora promociona cenas con un 50 por ciento de descuento los martes y miércoles de febrero y marzo, bebida aparte.

"Las noches entre semana son muy duras, cuesta mucho salir", explica Noguera, quien confiesa que antes de la oferta solían acudir a cenar una media de entre 6 y 8 comensales, mientras que, con este reclamo, acuden más de 30 personas.

"No es que ganemos, pero si tienes el local abierto, pagas un alquiler, y tienes los camareros, los cocineros y el pescado fresco del día, los gastos son iguales", y así, los clientes que aprovechan la oferta, "ayudan a cubrir gastos y a tener abierto el resto de la semana".

David Chimeno, que durante nueve años ejerció de encargado de "La Moreneta", se decidió hace dos a quedarse con el restaurante al jubilarse sus propietarios, y ya entonces sacó en la época de verano un bono de menús "10+1", si bien con la crisis "lo he tenido que mantener, si no mejorar, durante todo el año".

Chimeno reconoce que en los últimos meses "hemos notado una bajada asombrosa, especialmente en el tema de la carta y las noches, y desde hace unas semanas afecta ya al menú diario" -9,50 euros, IVA incluido-, por lo que, además del "bono anticrisis", está estudiando ofrecer un tipo de menú más barato, a unos 6 euros.

"Siendo primeros de mes -confiesa Chimeno-, estoy acojonado, porque si antes el local siempre se llenaba e incluso había cola, ahora ya no es así", lo que "es especialmente preocupante en mi caso, ya que tengo que amortizar traspaso, créditos y muchos pagos".