En este mes de 2017 que hemos pasado ya hay dos valores que han despuntado sobre el resto del mercado español: Urbas y Azkoyen. Acumulan las mayores revalorizaciones del Continuo y, si bien, Urbas le saca mucha ventaja a la compañía de vending en el corto plazo, en el largo, Azkoyen la gana por goleada.
 
Urbas ha conseguido cosechar una subida bursátil del 108% desde que comenzara el año. Ha sido el único valor que ha logrado duplicar su precio y, de hecho, el segundo más alcista de la bolsa española, que es Azkoyen, le sigue muy de lejos con una revalorización del 40%. Esto ha facilitado que los últimos doce meses Urbas supere también a Azkoyen. 
 

La cotización de Urbas se ha visto alimentada por la especulación sobre su proceso de captación de financiación, lo que ha llevado al valor a disparar su volumen de contratación diario. Azkoyen, por su parte, sólo ha hecho que proseguir con su tendencia claramente alcista que comenzó en 2011.

Si bien la foto del 2017 saca más favorecida a Urbas, lo cierto es que si echamos la vista atrás, Azkoyen, año tras año, ha sabido poner mejor cara. Es más, desde hace una década la compañía de vending acumula una revalorización del 16,50% (sin tener en cuenta dividendos), pues se han compensado los cinco años de caídas que vivió desde 2007 y hasta los mínimos históricos de 2011. En cambio, Urbas, arrasada por la crisis inmobiliaria española y las ampliaciones de capital, en una década prácticamente ha perdido la totalidad de su valor.
 
 
Si acotamos el periodo temporal a la mitad, vemos que Urbas sí ha sido rentable en bolsa, pero Azkoyen lo ha sido mucho más. Así, mientras la inmobiliaria ha subido un 44,44%, Azkoyen ha saltado un 556,60%.