Se espera una sesión tranquila, hemos visto un comportamiento dispar en los mercados asiáticos y lo que hemos escuchado desde la FED es un optimismo. Esperaba que hubiera una recuperación del crecimiento desde el 3,2% y destacaría dentro del fuerte abanico de datos negativos uno que se publicó ayer que es el dato de viviendas pendientes de venta en el mes de enero, que descendió y reafirma la idea de que sigue el reajuste de inventarios de vivienda. Las bolsas están relativamente estables aunque la inestabilidad no ha finalizado, la caída del mercado japonés y la recuperación tímida del yen se ha revertido pero continúa la preocupación por los datos económicos. La volatilidad estará ahí presente y habrá que prestar atención a los datos de los inventarios del crudo pero, en general jornada similar de referencias.