Aunque los inversores acumulan nueve años de subidas casi ininterrumpidas en bolsa en el que se ha convertido en el segundo mercado alcista más largo de la historia, lo cierto es que prácticamente todas las firmas de análisis siguen apuntando a que los inversores deberían acostumbrarse a rentabilidades más magras en los próximos años. Para los expertos de Banca March una de las opciones para añadir rentabilidad y diversificación a las carteras es optar por invertir en la economía real.

Tras nueve años de mercado alcista los expertos señalan que el mundo y los mercados han entrado en una fase madura del ciclo y que será más complicado encontrar la rentabilidad. Los expertos de Banca March creen que una buena opción para los inversores es invertir en lo que ellos llaman “economía real” a través de la coinversión.  “Somos unos firmes creyentes en la prima que ofrecen los mercados privados por el mayor riesgo que se asume al invertir en algo a medio y largo privado que, además, es más ilíquido”, ha señalado José Cloquell, director de coinversión de Banca March. De media, ese dinero que se compromete en uno de estos proyectos suele estar bloqueado alrededor de ocho años.  Explica el experto que se acercan a esta tarea aprovechándose del conocimiento que tiene esta firma en el tejido industrial español, además de en su experiencia como inversores.

Cuando hablan de economía real hablan de financiar proyectos de empresas como  Flex, las oficinas de BBVA, residencias de estudiantes o una empresa de gas de la comunidad de Madrid. Y lo hacen a través de capital riesgo, de deuda… Es decir,  lo que están haciendo es acercar las inversiones alternativas a los grandes patrimonios.

Este tipo de inversión, explica Cloquell, “tiene un efecto descorrelacionador y también diversificador” en la carteras. Pero, conscientes de su nivel de riesgo, a estos grandes patrimonios no les recomiendan poner más del 5 o 10% de su cartera. Y no se trata de poco dinero, ya que se trata normalmente de inversiones que suelen rondar entre los 200.000 y los 500.000 euros. 

Desde que la empresa puso en marcha esta fuente de ingresos adicional, han entrado en esta línea de negocios alrededor de 500 inversores. En total, el banco –que invierte junto a sus clientes en este tipo de proyectos- ha destinado a la economía real  unos 1.200 millones de euros. De ese dinero han desinvertido unos 450 millones de euros en proyectos que han alcanzado la rentabilidad deseada.

Explican en Banca March que de esos 520 clientes que han pasado a coinvertir con el banco en la última década unos 160 han vuelto a repetir. Con este tipo de apuestas, los inversores pueden conseguir rentabilidades de hasta un 20%, aunque hay otros proyectos en los que el retorno es menor. Alguna financiación de deuda ha podido dar alrededor de un 6%.

Una de las inversiones en economía real más importante del banco fue la compra en 2009 de 1.200 inmuebles del BBVA. En 2014 esta sociedad que  hizo la compra se convirtió en socimi y fue vendida a Merling Properties. La  inversión, afirma Cloquell, se hizo antes de tiempo y con una mayor rentabilidad de la esperada.

Recientemente han financiado la compra de dos buques de transporte de gas natural licuado con los que Gas Natural tiene contratos de alquiler de obligado cumplimiento a largo plazo.

Este tipo de inversión, explica Cloquell, está destinada a clientes de un gran patrimonio que conocen y que entienden el riesgo que están tomando.  En la entidad no ven que esta opción esté muy indicada a patrimonios menores aunque, eso sí, para ellos la industria de fondos de inversión ha puesto a su disposición otro tipo de vehículos que invierten en alternativas.

 

Rentabilidad alternativas