Hoy han comenzado a cotizar los derechos de la ampliación de capital de ArcelorMittal y lo han hecho con caídas de más del 2%, lo que les lleva a cotizar por debajo del euro. Una operación en la que apenas hay descuento por acudir vía derechos  y en los que la acerera pretende reducir deuda con la captación de hasta 3.000 millones.
 

La semana pasada el Consejo de administración de ArcelorMittal dio luz verde a la ampliación de capital de 3.000 millones de la compañía y hoy han comenzado a cotizar los 1.262 millones de acciones nuevas con un derecho de suscripción de 2,20 euros cada una, lo que suponía un descuento del 41% respecto al precio de cierre de ayer de la compañía.  Una negociación que se extenderá hasta el próximo 30 de marzo.
 
El hecho de que la ampliación suponga en torno a un 36% de su capitalización – sobre los 7.400 millones que capitaliza actualmente – hace que el efecto dilución sea importante para los accionistas. Claro que en pro de la operación está el hecho de que la familia Mittal se haya comprometido a acudir con 1.100 millones de euros,  equivalente a la participación del 37,3% que actualmente controlan en el capital.  El objetivo es hacer frente a las pérdidas de 7.946 millones de dólares  (en torno a 7.134 millones de euros) que tuvo en 2015, desde los 1.000 millones de dólares de pérdida que había registrado un año antes debido al descenso de los precios del acero. 

Si se acude siendo accionista de ArcelorMittal dejaría un descuento del 30% si accede a la operación vía derechos. Claro que eso si tenemos en cuenta precios de cierre de ayer y con un precio de emisión de 2.20 euros. El ajuste que se ha llevado a cabo tanto en acción como en derechos, deja “en tablas” la ventaja de acudir a la ampliación vía estos últimos.  Si tenemos en cuenta que las acciones cotizan a 3,65 euros y que el canje de la ampliación consiste en siete acciones antiguas por cada diez derechos (que están cotizando a 0,994 euros), lo que se pagaría por acudir vía derechos apenas supondrían un descuento del 0,8%.

Nicolás López, director de análisis de MG Valores reconoce que hay diversas formas de abordar la ampliación de capital. “Por ejemplo se pueden vender los derechos, aunque no sería partidario de vender porque es vender las acciones a unos precios históricamente bajos. Si no quiere meter más dinero, puede hacer una “operación blanca” vendiendo parte de los derechos y suscribiendo con ese dinero acciones. Nos quedamos más o menos como estábamos”. 

Pero ¿es buena opción comprar acciones nuevas para poder  acudir? Miguel Méndez, de Big Deal Capital no es partidario pues “recortará hasta el precio de la ampliación y después comenzará a repuntar algo, pero será un rebote puntual Por ello, él considera que el valor tiene que consolidar el soporte que tiene en 4 euros,  la resistencia la tiene en los 5,10 euros y el objetivo a corto plazo serían los 4 euros.  

A pesar de que es uno de los valores que más ha recuperado desde mínimos,  el analista de Estrategias de inversión, José Antonio González reconoce que el valor “se encuentra muy lejos de un cambio de tendencia y, por el momento, solamente ha hecho lo más fácil. Ahora que cotiza en torno a niveles significativos como su media móvil de largo plazo, y la resistencia relativa previa de los 4,79, es momento de ver la verdadera salud del rebote y si éste es capaz de trasladar al precio de cotización a los niveles de los 5,91. Su deterioro es tal que inclusive su media móvil de largo plazo presenta una fuerte pendiente bajista”. (Ver: Informe para registrados. Análisis de ArcelorMittal)

ArcelorMittal en gráfico diario con Rango de variación medio diario (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de negociación