Los índices estadounidenses comienzan el día con recortes en una jornada en la que destaca el dato del PIB revisado del cuarto trimestre de 2008 que cayó un 6,2%, cuando el mercado esperaba una contracción del 5,4%. En opinión de José Ramón Sánchez Galán, analista financiero, “no creo que nos deba sorprender el hecho de que el mercado continúa débil y que la tendencia sigue siendo bajista”. “Llevamos tiempo observando que la recesión estadounidense está ahí, y claro, obviamente los índices continúan impulsando a la baja el mercado y también reflejando este sentimiento de desconfianza, de inquietud y de incertidumbre del mercado”. Por consiguiente, advierte de que “los inversores siguen teniendo en la mente el hecho de que la economía norteamericana necesita tiempo”.

El experto destaca que la semana que viene conoceremos el ISM que “continuará por debajo de los 50 puntos, que es la frontera entre la recuperación y la recesión”. Además, adelanta, no sólo eso, sino que “es posible que tanto el ISM manufacturero como el de sector servicios se sitúe por debajo de los 30 puntos”. También, el viernes tendremos el dato del desempleo, que dice que “sigue estando en cuotas muy elevadas”.

El dato “un poco positivo” que destaca Ramón Sánchez Galán podría ser “el incentivo que tiene el presidente estadounidense de intentar paliar lo que presumiblemente podría ser una debacle financiera”. Hoy se conocía que Citigroup pasará a estar controlado hasta en un 36% por el Gobierno estadounidense. El experto señala que “el mercado está penalizando el valor por la incógnita que existe de a qué precio se van a intercambiar las acciones, a ver cuánto dinero va a poderse de intercambiar entre acciones que eran de los inversores privados y van a pasar a manos del sector público”. Además, apunta también, que toda este entorno de desconfianza se puede estar produciendo debido al “hecho manifiesto de que en última instancia, en una economía como la que debería de ser el paradigma de mercado, se está viviendo un varapalo importante y debe, de nuevo, echar mano de la intervención del estado”, es decir, “de nacionalizar bancos por la puerta de atrás”. Esto provoca en el inversor una desconfianza según el experto y de ahí viene “el porqué el sector financiero está cayendo”. Además, advierte de que no hay que olvidar, según el experto que “otro banco cómo es Wells Fargo está intentado cambiar y financiarse a través de bonos en vez de a través de acciones” y también, en el caso de “Bank Of America está siendo investigado a raíz de la adquisición de Merrill Lynch y además, se intenta desprender de un banco regional que le podría suponer unas plusvalías extras”. Por lo tanto, en este sentido, y respecto a este sector, vemos cómo “se está asentando en la conciencia de los inversores que el ámbito financiero está inmerso en un problema bastante complicado”.

En definitiva, el experto cree que “es tiempo de concienciarnos sobre lo que va a suceder este año”. Es decir, “de que los inversores empiecen a ajustar un poco sus expectativas en función de los movimientos bursátiles y que se dejen un poco de invertir sobre ideas o fantasías”. No sólo ha sido mal dato el del PIB, sino que “también el consumo privado ha caído más de lo esperado hasta un 4,3%”, por lo tanto el experto apunta a la importancia que tiene el “concienciarnos de que la economía real está en un problema fundamental de recesión”. No obstante, el analista financiero afirma que es “optimista para finales de año, creo que las bolsas han estado muy sobrevaloradas, se han basado sobre expectativas muy optimistas”. Por lo que aunque señala que “este año puede ser complicado, no creo que vaya a ser un año realmente difícil”.

En lo que a recomendaciones se refiere, el analista financiero destacaría el sector automovilístico. Respecto a GM, “vigilaría que no perdiese los 2 dólares”. En el caso de Ford, “hay que tener cuidado con los 1,80 dólares”. También destaca la compañía Toyota que dice que “está superando un nivel interesante, por lo que mantenemos por encima de los 60 dólares”. Referente a Daimler Chrysler “es muy bajista y es una empresa que habría que dejar fuera de nuestras expectativas”. En el caso de Honda, advierte de que “habría que tener cuidado con esta compañía, ya que la perdida de los 24 dólares sería muy importante”, y respecto a Harry Davidson “vigilaría el entorno de los 10 dólares”. En general, y buscando sectores refugio, apostaría por “telecos como Nextel” o el sector de las farmacéuticas con “Pfizer ó Merck", ambos "son sectores que están un poco al margen de esta coyuntura económica y que podría resultar interesantes, pero sólo a medio plazo”.