Amadeus reflejó en su balance unos avances significativos, entre los que se encuentran los ingresos. De hecho parte de la consecución de ese beneficio ajustado viene de la mano de la facturación. En este sentido, sumaron un 14,2%, hasta los 3.386,5 millones de euros. Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) aumentó un 16,4% en relación al 2015, hasta los 1.332,1 millones de euros.

Por otra parte, en los nueve primeros meses del año los nueve primeros meses del ejercicio, el número de reservas realizadas mediante las agencias de viajes subió un 5,2%, hasta los 409,8 millones. Por su parte, el volumen de pasajeros embarcados avanzó un 82,9%, hasta los 1.028,5 millones de euros.

En lo que se refiere a la deuda financiera neta de la compañía en estos tres primeros trimestres del ejercicio, se estableció en los 2.048,1 millones de euros, lo que representa un 27,1% más que los datos que registró a estas mismas alturas en 2015.

Amadeus resultados