La ultima “alocución” del Gobernador, nos ha dejado a muchos boquiabiertos. Tuve que repasarla en varios medios para ver si efectivamente las palabras eran de él, sacadas de contexto u otras circunstancias similares.
 Creo que hay que dar a cada uno lo suyo, y si está perfectamente claro que la gestión de la entidad era un desastre- siendo conocido por todos- desde hace mucho tiempo y negado por los que se aprovechaban de la situación, no es menos cierto que el Banco de España tiene una responsabilidad muy especial en este y en otros casos similares últimamente que tampoco se puede soslayar, al igual que la que corresponde a los gestores y su consejo de administración.

El Banco de España, tiene encomendadas las gestiones de supervisión por ley del 26-7-88, ( ya ha llovió desde entonces), “ supervisando la solvencia y el cumplimiento de la normativa específica de las entidades cuya gestión y supervisión se le ha encomendado”. Hay un modelo para ello y se basa en cuatro elementos principales: Regulación específica, SUPERVISION CONTINUADA IN SITU, medidas de carácter corrector y un régimen disciplinario. A primera vista y simplemente leyéndolas, cualquier profano en la materia puede pensar que algo ha fallado también en el supervisor, dada su competencia en el caso, y el resultado obtenido que podemos considerar de “desastre mayúsculo”

La finalidad de esta supervisión es fundamentalmente salvaguardar la estabilidad del sistema financiero en general, tratando de que no se produzcan perturbaciones o incidencias en el sistema y minimizando las crisis particulares para que no afecten al sistema en global.-No es lo mismo una que otra entidad, su tamaño sí importa y no es lo mismo Caja Callosa, que BBVA. Sus repercusiones en caso de problemas no son comparables.

Como todos sabemos, independientemente de esta supervisión- que podríamos considerar la ultima- todas las entidades tienen su propio departamento de auditoría que revisa in situ la operativa y los procedimientos de cada sucursal de la entidad y todos sus departamentos, emitiendo informes de auditoría de todo tipo. Además de este control interno de la propia entidad también está la auditoría externa, la que se presume que es independiente y debería de detectar las posibles incidencias, desviaciones o problemas de la entidad, pero casi nunca se detectan por las mismas, léase el caso Banesto, CCM, y la propia Cam, COMO CASOS MAS SANGRANTES.

Pues bien, con estos tres escalones supervisores, pasa lo que pasa, ¿Cómo puede ser? Nos preguntaremos. En la respuesta está la solución a los problemas aunque alguna aproximación sí podemos dar. La auditoria de la propia entidad, aunque detecte los problemas, se queda en casa y podrán aplicarse medidas para corregir los problemas, pero siempre se actúa sobre las pequeños problemas de sucursales o departamentos de la propia entidad, donde se cuece el riesgo que es de donde parten las directrices de actuación en políticas de concesión de riesgo y otros altos departamentos, ahí nunca pasa nada.

El auditor externo carece de capacidad real mas allá del global del balance para analizar concienzudamente los verdaderos problemas a futuro de la entidad, salvo que sean muy claros y si es así, deberían haberlos previsto en años anteriores y poner en marcha las medidas correctoras para solucionarlos.

Finalmente la supervisión del Banco de España, QUE ESTA IN SITU DURANTE AÑOS en la propia entidad y que no detecta nada, ¿estaban de vacaciones ¿DÓNDE ESTA SU RESPONSABILIDAD, en este y otros casos? Como hemos comentado, no puedes decir que todo funciona perfectamente cuando no es así y poco después sucede lo que todos conocemos.

En tan poco espacio de tiempo pasamos de blanco a negro ¿qué responsabilidad tiene el supervisor independientemente de los gestores del consejo de administración? NINGUNA seguro, a pesar de que eso nos cueste a todos los españoles el pago de muchos más impuestos-

En fin, tres escalones con muchas responsabilidades que no detectan ningún problema durante años.
Como toda supervisión tiene sus límites y aunque los gestores son los responsables de la gestión propiamente dicha, “EL SUPERVISOR DEBE REALIZAR LOS ANALISIS Y COMPROBACIONES PRECISAS PARA OPTENER UN CONOCIMIENTO RAZONABLE DE LA VERACIDAD DE LOS MISMOS , LAS ACCIONES SUPERVISORAS SE BASAN SIEMPRE EN LA PRUDENCIA, DADO QUE SU OJETICO ES SOLUCIONAR PROBLEMAS QUE SE PRESENTEN EN BENEFICIO DE LA SOLVENCIA DE LA ENTIDAD”. Teniendo esta labor el objetivo es promover entidades sólidas y seguras.

Personalmente creo que hay dejación de funciones pero ¡a ver quien le tose al BdE! Quien le dice que ha incumplido sus funciones, que sus auditores no se han dado cuenta de lo que pasaba, que daban por bueno algo que cualquier parecido con la realidad era pura fantasía y el consejo y sus palmeros, en fin, muchos artículos personales se quedaron en el tintero sin publicarse porque se iba contra en sentido contrario a la corriente, pero si se hubieran leído las comunicaciones a la CNMV y demás, posiblemente la opinión pública se hubiera alertado antes .


Rafael Montava Molina
Consultor de empresas