Ayer vimos a ACS subir al calor del anuncio de sus planes de desinversión en Iberdrola. Sin embargo, a pesar de estas subidas, ACS sigue sin recuperar la directriz alcista de largo plazo.


Ayer los inversores aplaudieron a ACS por sus planes de vender su participación del 3% en Iberdrola que actualmente tiene pignorada en dos emisiones de bonos. ACS ha ofrecido a sus bonistas la conversión en acciones de estos activos. Esta participación tendría un valor de 1.065 millones a precios de mercado. Este monto serviría de oxígeno para que la constructora redujera la abultada deuda de 5.872 que tiene y cumpliera con su promesa de situar el endeudamiento en el entorno de los 4.000 millones a cierre de ejercicio.

Aunque las acciones de ACS cerraron ayer encabezando los avances del selectivo por este hecho, lo cierto es que su situación técnica no ha cambiado de forma trascendental. Como se puede observar en nuestros indicadores técnicos, la subida sólo ha supuesto un rebote pues la media móvil de 40 sesiones sigue por debajo de la de 200, por lo que la tendencia a largo plazo continúa siendo bajista.

acs indicadores tecnicos


De hecho, para mejorar su tendencia a medio plazo tendría que cotizar por encima de 28 euros, con lo que rompería con la directriz bajista que arrastra desde septiembre. Aún así, le quedarían un montón de obstáculos por delante antes de regresar a los máximos históricos tocados en junio en los 33,65 euros.

Si quieres que te avisemos cuando ACS cambie de fase del ciclo bursátil, apúntese a gratis nuestro servicio de alertas.

acs analisis tecnico