El BCE ya ha hecho públicos los resultados de los test de estrés a la banca europea. Finalmente 25 entidades han suspendido las pruebas, aunque 12 ya habrían cubierto sus necesidades de capital.

Parece que se han cumplido las previsiones filtradas por Bloomberg, pues finalmente 25 entidades comunitarias no han logrado pasar los test de estrés. Sus balances a cierre de 2013 no lograban pasar las notas de corte (8% de capital de primera calidad en el escenario base y del 5,5% para el escenario estresado). Ninguna de los bancos suspenso es español. En total, el déficit de la banca europea que ha detectado esta prueba se eleva a 25.000 millones de euros.

Ahora bien, de esas 25 entidades, 12 ya han llevado a cabo recapitalizaciones y ampliaciones de capital desde enero, cubriendo sus déficits con incrementos de 15.000 millones de euros en 2014. El conjunto de entidades que participa en el ejercicio ha aumentado su capital en unos 40.500 millones de euros entre enero y septiembre. Si se tienen en cuenta estas medidas, la mayor parte del déficit de capital ya ha sido cubierto, por lo que solamente 13 entidades siguen presentando a día de hoy un déficit de capital y por lo tanto deberán llevar a cabo medidas adicionales por valor de 9.500 millones.

Las entidades que han quedado por debajo de estos umbrales disponen de dos semanas para presentar sus planes de capital, que deberán contemplar la cobertura del déficit identificado en un plazo de 6 meses (si dicho déficit proviene de la evaluación de activos, o del escenario central del “stress test”) o de 9 meses (si proviene del escenario adverso). En algunos casos, las acciones adoptadas desde enero de 2014 son suficientes para cubrir el déficit, por lo que no será necesario tomar medidas adicionales.

Impacto de la prueba de esfuerzo en el agregado de capital CET1 por país en el escenario adverso en milles de millones de € y en porcentaje de RWA

impacto en cet1

Fuente: BCE


Ningún banco español ha suspendido los test de estrés. Como destacan desde el Banco de España, ningún banco español se encuentra hoy en situación de déficit de capital y, en general, el margen sobre los umbrales establecidos en el ejercicio es confortable. Este resultado confirma que el proceso de saneamiento, reforma y reestructuración del sistema bancario español acometido en los últimos años ha dado resultados positivos y que las entidades de crédito españolas afrontan el futuro con balances saneados y una posición de solvencia adecuada. Adicionalmente, entre enero y septiembre de este año las entidades españolas analizadas han reforzado en 3.700 millones su solvencia gracias a las medidas adoptadas y dirigidas a aumentar el capital de primera calidad. (Puede consultar todos los resultados de las entidades españoles en el siguiente link)

Sóloamente una entidad española, Liberbank, ha quedado por debajo del umbral establecido en una de las fases del ejercicio, si bien su déficit de capital es reducido (32 millones de euros). Gracias a las medidas de reforzamiento del capital realizadas por la entidad en 2014, por un montante de en torno a 640 millones de euros (incluida la ampliación de capital de 474,6 millones de euros de mayo), este déficit de capital está cubierto.

El resto de entidades españolas ha superado los umbrales establecidos en el ejercicio con un margen de holgura considerable. De hecho, la ratio de capital de todas las entidades españolas excepto una (Liberbank) supera en más de 2 puntos porcentuales el umbral del 5,5% que se estableció para el escenario adverso de las pruebas de resistencia. Teniendo en cuenta las medidas tomadas en 2014, Liberbank pasaría la prueba con un margen muy superior a los 2 puntos porcentuales.

El impacto de la evaluación de activos en España ha sido muy limitado, situándose en 14 puntos básicos (pb), por debajo del promedio europeo (en torno a 40 pb). De hecho, el sistema bancario español ha sido el que menores ajustes ha tenido que realizar como resultado de esta evaluación. En cuanto a las pruebas de resistencia, en el escenario adverso se observa una reducción de la ratio de capital de 3 puntos porcentuales en la media europea. En España este impacto ha sido mucho menor, situándose en torno a 1,4 puntos porcentuales.

Estas pruebas se convierten en el punto de partida para que el BCE asuma a partir del 4 de noviembre la supervisión única y directa de 128 entidades de la eurzona.

En la rueda de prensa posterior a la publicación del total de los resultados de los test de estrés europeos, Vítor Constâncio, vicepresidente del Banco Central Europeo, ha destacado que ha aumentado el número de bancos europeos que logaría resistir un empeoramiento de la economía como el que se contempla en el escenario adverso de estas pruebas. No hay que olvidar que, por primera vez los test de estrés han tenido en cuenta los AQR y, como ha explicado Danièle Nouy, presidenta del Consejo de Supervisión del BCE, en este punto, "los AQR habrían supuesto un ajuste bruto de 48.000 millones de euros en los balances de los bancos".  Desde el organismo europeo confían en que la recuperación no se verá frenada por la ausencia de crédito.