Jackson Hole no trajo novedades ni contradijo lo esperado por el mercado. Janet Yellen, no aprovechó la oportunidad para desmentir el final del ciclo de su política que descuenta el mercado, pero creemos que es probable que sólo haya un alza o dos de tipos en los próximos 18 meses.

 

En cambio, Yellen elogió a la Fed y la regulación financiera llevada a cabo a raíz de la crisis, reiterando, su convicción de que es poco probable que asistamos a una nueva crisis. Sin embargo, ya se está dando una crisis política / social en los EE.UU., posiblemente en parte producto de la impresión de dinero por parte de la Fed, por lo que el discurso de la siempre cautelosa presidenta, no hizo más que caer en la infamia y desacreditar al organismo.

El discurso del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, en Jackson Hole, fue un reciclaje de lenguaje sobre la necesidad de una salida muy lenta de la política monetaria, sin referencias al euro. La reacción desmedida del EURUSD sugiere que había más preocupación porque Yellen se mostrara más dura. Esto también se manifestó en los mercados emergentes, ya que varias divisas emergentes subieron frente al dólar el viernes tras del discurso de Yellen.

Como los discursos de Draghi y Yellen de Jackson Hole no trajeron novedades, los alcistas se volvieron a hacer con el control de la tendencia del EURUSD.

Ahora, el nivel que debemos vigilar en el EURUSD son los 1.2000 dólares, zona de resistencia desde 2012, pues, como se ha comprobado históricamente, los grandes números redondos suelen ser claves para el par.

La prueba fundamental para el rally del EURUSD podría llegar el jueves, con la publicación de los datos de inflación de la zona del euro (IPC adelantado de agosto) y los de EE.UU. (PCE de agosto). En ellos se comprobará cómo la fortaleza del euro ha afectado las últimas cifras de inflación.

 

 

Fuente: Saxo Bank 

Entre tanto, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto a alimentar la controversia tras perdonar el abuso de poder del polémico sheriff de Arizona Joe Arpaio. Algunos republicanos relevantes, como el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, están rompiendo con Trump por esto y podrían hacer que aumente el descontento sobre el techo de la deuda a finales de este mes, ya que Trump se ha vuelto cada vez más hostil a los líderes de su propio partido. El debate sobre el límite del techo de la deuda supone un eventual riesgo para la fortaleza del USD, ya que la liquidez del USD se convertirá en un problema, incluso más allá de que la Fed reduzca su balance.