¿Qué valoración hace del discurso de Bernanke?
“Básicamente ha dicho lo mismo que dijo hace unas semanas. Está midiendo mucho sus palabras de forma que no provoque excesiva volatilidad en los índices. De hecho, el discurso que hizo el 22 de mayo, precisamente fue lo que provocó la caída a lo largo de junio, no sólo en renta variable sino, sobre todo y especialmente, en los activos de renta fija corporativa y en la deuda gubernamental de países refugio como Alemania, Estados Unidos, etc… Por tanto, debemos ser muy cautos con sus palabras. Creo que nos medirán muy bien en el futuro y por tanto intentarán que la volatilidad de los índices sea reducida.

Tengamos en cuenta que la última subida desde 2009 hasta 2013, en buena parte se ha producido gracias a los quantitave easings, o compra de activos directamente en mercados, que ha realizado la Fed. Podríamos decir que del 22,5% que ha crecido la bolsa en este período anualmente, el 15% estaría relacionado con las quantitative easing, es decir, lo que llamamos los economistas la expansión de múltiplos. En bolsa, las acciones pueden subir por tres causas: por incremento de ventas, por los dividendos cobrados o bien por expansión de múltiplos. Por ejemplo, si las ventas han crecido un 3,7%, lo que correspondiente a dividendos sería un 4% en EEUU, la expansión de múltiplos habría correspondido al 15% anual. Esto significa que si se deja de comprar, expandir o adquirir activos por parte de la Reserva Federal, este efecto expansión podría retroceder, por lo que existe un cierto riesgo si la economía no repunta.

Además, vimos ayer que uno de los mercados principales hacia los que está enfocado Bernanke, el mercado inmobiliario, ha tenido un comportamiento extraordinario hasta este momento, pero está empezando a mostrar algún síntoma de debilidad. Dado que es uno de los mercados que más empleo crea de EEUU, tiene que ser muy cauto y, por tanto, es muy probable que siga, como mínimo, hasta final de año con la política expansiva”.


¿Cuál es su opinión sobre la posible bajada de ráting a España?
“La presión está ahí. La bajada de rating a Italia hace una semana o la rebaja a Francia hace unos días, indican que efectivamente hay una presión a nivel internacional por parte de las agencias de rating. Es cierto que la debilidad internacional provoca que las exportaciones de estos principales países vayan a la baja en el corto y medio plazo y, en consecuencia, eso es una presión adicional a los ratings. También es cierto que las principales agencias tienen que revisar el rating a España después de verano. Es el momento adecuado, en el que ya sabemos lo que puede pasar. No obstante, podría anticiparse. Para ello tendría que observarse algún comportamiento realmente discordante o que no se estuvieran cumpliendo los planes correspondientes.

Por ejemplo España, aparte de la debilidad económica, que es realmente donde tenemos ese punto que nos podría precipitar a la caída de rating, recordemos que estamos sólo a un punto de entrar en bono basura, es decir, estamos en triple B. Por parte de Standard & Poor’s un punto más sería bono basura y podría provocar una ventas a nivel internacional, de fondos de inversión que sólo pueden invertir en rating triple B o superior. Pero es verdad que España está haciendo sus deberes. Estamos cumpliendo los principales puntos que las agencias están valorando, como la financiación. La financiación en España ha mejorado de forma significativa durante este último año. Otro punto es el equilibrio exterior, es decir, que no dependamos tanto de la financiación exterior, lo cual también ha ocurrido. También el dinamismo exportador. En 2007 estábamos exportando en torno al 26% del PIB y ahora estamos en el 33%.
Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Además, estamos ganando en competitividad por bajada de salarios, el déficit público no ha sido tan drástico como parecía al principio (hemos conseguido que sea el 6,3%). Es decir, estamos en unas valoraciones o en unas medidas realmente significativas y positivas que nos permitirían seguir manteniendo el rating, siempre que la debilidad de la economía no sea excesiva, lo cual sí estamos viendo, sobre todo en la exterior, por China, que está empezando a penalizar”.


¿España podría superar el objetivo de deuda sobre PIB, fijado en el 91,4%, a cierre de este año?
“Sabíamos que llegaríamos a esas cifras. Creemos que durante 2014 podemos llegar prácticamente al 100% del PIB. Pero recordemos también que estamos a la media de la Unión Europea, que está en el 90% de peso de deuda respecto al PIB. Es cierto que Alemania estaría en el 81%, es verdad que Austria estaría por debajo, pero por ejemplo Francia está al 90%, Gran Bretaña está por encima… Ya no digamos Portugal, Italia, Grecia, que estarían por encima del 120%.

Eso significa, a fin y al cabo, que la situación no es tan delicada pero sí que, efectivamente, el ir incrementando esa deuda provoca que sea muy importante que se mantenga la prima de riesgo muy acotada. Por tanto, tanto para mantener el rating, importantísimo para que el coste de la deuda sea reducido, como para mantener los costes de la deuda muy acotados se requiere que sigan con las reformas estructurales”.

En base a las recomendaciones ofrecidas por el Fondo Monetario Internacional para que los bancos limiten su dividendo en efectivo al 25%, ¿contemplan que efectivamente se reduzca la retribución al accionista a medio plazo?
“El sistema bancario ha provisionado muy por encima de la media de Europa y una vez esté todo provisionado, hay que ganar credibilidad internacional y reducir los costes referidos a la prima de riesgo.

Si se mantuvieran las cifras actuales de aceptación del scrip dividend, alrededor del 60% y 80%, podría seguirse pagando prácticamente lo mismo en efectivo. Pero es verdad que el Banco de España seguirá insistiendo en la misma línea".