francia

Las elecciones presidenciales francesas tendrán lugar dentro de un año. Con un panorama político fragmentado y un sistema electoral de dos vueltas, la ventaja es para los candidatos con los electorados más definidos y amplios, es decir, Emmanuel Macron y Marine Le Pen A diferencia de 2017, Macron es el titular, no un outsider que se presenta como candidato sin vínculos con el sistema tradicional. En cuanto a Le Pen, ha renunciado a posiciones radicales, como la salida del euro, lo que descartaría la victoria electoral. Es demasiado pronto para hacer predicciones, pero en ODDO BHF se permiten hacer algunos cálculos elementales de aritmética electoral.

El arte del análisis electoral suele basarse en los sondeos de intención de voto. Este análisis (que dista mucho de ser infalible) es útil cuando las fuerzas políticas en contienda están bien identificadas y la cita electoral está próxima. Ninguna de estas condiciones se da en Francia en el momento de escribir este artículo. La izquierda está dividida, la derecha busca su candidato.

Así que veamos el problema a la inversa, preguntándonos no quién ganará, sino cuántos votos son necesarios para asegurar la victoria. Es una forma objetiva de aclarar el campo de posibilidades. La elección presidencial es la única que realmente interesa a los franceses. La abstención es baja, algo menos del 20% de media, frente al 50% de las elecciones europeas.

Sin embargo, cuando los votantes no se sienten representados por los candidatos finalistas, se abstienen o anulan su voto. La tasa de abstención superó el 30% en 1969 (tras la sorpresiva dimisión del general De Gaulle), ya que la 2ª vuelta enfrentó a dos candidatos de derechas, lo que desmotivó a la izquierda. En 2017, la abstención y el voto en blanco/nulo se dispararon tras los múltiples giros de una campaña que acabó minando al candidato de la derecha. El partido en cuestión, Les Républicains (LR), aún no se ha recuperado de ello.

Aprende a invertir a corto, medio y largo plazo
Estrategias de Inversión lanza la octava edición de su programa práctico de estrategias de inversión y Trading. Aprende todo lo que necesitan los inversores particulares para invertir en bolsa con un método propio.

La movilización del electorado será una de las claves de las elecciones de 2022. Suponiendo un electorado de 48 millones y según varios escenarios, estimamos que el número de votos necesarios para ser elegido estará entre 13,7 y 18,2 millones (ver gráfico). Teniendo en cuenta que en la primera vuelta habrá una decena de candidatos y que el más fuerte no superará el umbral de los 9 millones de votos, esto implica una fuerte capacidad de atracción en la segunda vuelta para hacerse con la victoria final. En 2017, Emmanuel Macron ganó con 20,7 millones de votos frente a los 10,6 de Marine Le Pen.

En un cara a cara con un candidato de la RN (Rassemblement National, antiguo Front National), el votante de izquierdas tiende a apoyar al otro candidato, Chirac en 2002 y Macron en 2017, pero este efecto de "bloqueo republicano"; parece estar en retroceso. Si el cara a cara de 2022 es el mismo que en 2017, el índice de abstención aumentará. La principal reserva de votos para Macron y Le Pen provendrá de los votantes de LR. No es casualidad que en las elecciones regionales de junio próximo, la RN esté representada en dos regiones por antiguos miembros de LR. En cuanto a LREM (La République en Marche), el partido presidencial, está discutiendo alianzas locales con candidatos de LR.

Las encuestas sobre el clima empresarial sorprendieron al alza en marzo y lo mismo ocurrió en abril. Esto sugiere que, a pesar de la aplicación de un tercer confinamiento a nivel nacional, las esperanzas de reapertura económica están en primer lugar. El optimismo crece desde hace unos meses en los sectores de la construcción y la industria. Sorprendentemente, la producción industrial se desplomó en febrero (-4,6% intermensual), aunque es posible que se trate sólo de un bache.

Los servicios y el comercio minorista, directamente afectados por las restricciones sanitarias, se están quedando atrás. Sin embargo, el índice PMI-servicios ganó 2,2 puntos en abril (+2,6 puntos en marzo) para superar por poco la marca de 50 puntos, un nivel que no se veía desde el verano pasado. Las encuestas del INSEE (Instituto Nacional de Estadística y de Estudios Económicos) y del Banco de Francia muestran que la debilidad se concentra cada vez más en un pequeño número de segmentos, siendo la restauración el más expuesto.

El programa de estabilidad 2021-2027 presentado por el Gobierno el 14 de abril prevé un déficit público del 9% del PIB en 2021 (incluyendo 2,2 puntos de déficit cíclico) y del 5,3% en 2022. El año pasado, la relación déficit público/PIB fue del 9,2%. Se prevé que el ratio de deuda pública aumente del 115,7% del PIB en 2020 al 117,8% en 2021.

Perspectivas segundo semestre y taller para suscriptores premium

Estategias de Inversiónva a realizar unas perspectivas del segundo semestre en bolsa, tanto a nivel Macro, Técnico y Fundamental 

Taller gratuito para suscriptores. ¡Aprende a colocar un Stop en bolsa!

Suscríbete a Estrategias de Inversión y por solo 55 euros al año, podrás acceder a informes y análisis independientes a corto, medio y largo plazo, así como a herramientas exclusivas para invertir.

Ayúdanos a seguir siendo un medio independiente que nos permita seguir analizando las mejores oportunidades de inversión.