¿Cómo valoran desde BME los 30 años del Ibex 35?

Es un caso de éxito de la bolsa española. Cuando empezó a difundirse el Ibex 35 allá por 1992 lo que conocía todo el mundo era el índice general de la bolsa de Madrid o los pocos que conocían algo de la bolsa tenían en referencia otros índices y el cambiar al Ibex 35 y que se haya convertido en una marca que prácticamente está en el lenguaje popular, como cuando la gente habla del Ibex para referirse a las grandes empresas españolas, es un caso de éxito.

Acompaña también todo el éxito que hemos tenido en la bolsa española permitiendo que las empresas se puedan financiar y puedan acometer proyectos que sean rentables y que se han trasformado en crecimiento de la economía, en generación de empleo. Asimismo, a todas esas personas a las que las empresas contratan y les pagan, a su vez pueden contratar otros bienes y servicios, pagan impuestos... es decir, una economía empieza con la bolsa y el que se permita que puedan acceder a financiación lo más barata posible.

En este sentido, el reflejo del Ibex 35 ha sido que la economía española en estos 30 años ha crecido y se ha multiplicado por tres y lo mismo a ocurrido con las empresas, cada vez son empresas más internacionales e importantes, por lo tanto, ha ido todo de la mano.

La bolsa ha ayudado a que la economía española se convierta en lo que es hoy

En estos 30 años... ¿Con qué aspecto positivos del índice se queda y que aspectos negativos no le gustaría que se repitieran?

En bolsas y mercados españoles no solo existe el Ibex 35, tenemos una familia entera de índices Ibex, la familia ha crecido a lo largo de todos estos años al igual que lo ha hecho la industria de los índices.

El Ibex 35 es un índice representativo de los 35 valores más importantes que tenemos en el Mercado Continuo y, como todos los índices - en este caso es un índice doméstico español - ha ido de la mano, en una primera parte más de la economía española y en una segunda parte, en un mercado más globalizado, más de impacto con lo que ocurre en otras partes del mundo.

En este sentido, la explosión que hemos tenido en renta variable en España ha sido a partir del año 98, cuando tenemos esa convergencia a la Unión Europea y los tipos de interés bajan mucho y dejamos de tener carteras fundamentalmente en bonos, que es lo que teníamos en la primera parte de los años 90 para que, cuando baja toda esa rentabilidad y esos tipos de interés que teníamos del 9-10% hasta el 3%, empezar a invertir en renta variable. Es a partir del 98 cuando podemos decir que hay una explosión o un boom del mercado de Renta Variable. Ahí hay una subida muy importante del índice Ibex 35 como también ocurre en otros mercados.

Por otro lado, las crisis que han ocurrido en todo este tiempo como las .com, la crisis de Lehman Brothers, la crisis de deuda en Europa y España especialmente en el año 2012, el Covid-19... Como todos los índices, tiene que reflejar situaciones de la economía buena y situaciones en las que hay crisis.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

No creo que te puedas quedar con mejores y peores momentos sino que son experiencias y de todo se aprende.

La rentabilidad en estos años ha sido del 4% y del 7,95% si se tienen en cuenta los dividendos. ¿Ibex 35 es sinónimo de dividendos?

Si hay algo por lo que se caracteriza la bolsa española es por el gran pago de dividendos que tenemos. En general, en Europa se pagan muchos dividendos. La bolsa que más dividendos paga en el mundo son las bolsas Rusa y Australiana, pero tienen otra ponderación sectorial y otro tipo de empresas, mineras y relacionadas con materias primas, pero en Europa, tanto España como Italia, Francia, Alemania e Inglaterra pagamos un dividendo muy alto y dentro de estas es especialmente elevado en España.

En Estados Unidos y Japón tienen otra manera de funcionar, ellos están más interesados en el crecimiento o creen que el accionista se considera retribuido si hay crecimiento en la acción. En Europa somos de la vieja escuela, el accionista quiere que se le pague su cupón y nosotros, en la bolsa española, pagamos un dividendo muy elevado.  

Es muy acertado hablar no solamente el Ibex 35, sino también del Ibex 35 con dividendos, que es realmente la rentabilidad que tendría alguien que estuviera invertido en las 35 empresas del Ibex 35 y que no solamente va a recibir la rentabilidad por la revalorización en el precio sino también, la rentabilidad por el pago de dividendos de las compañías, donde ha habido momentos que hemos tenido compañías que pagaban un 6-10% en dividendos e incluso más y a lo largo de los últimos 30 años, tenemos una media de un 4% de rentabilidad al año en dividendos, que a día de hoy es una rentabilidad bastante considerable.

¿Qué retos tiene por delante el Ibex 35 en los próximos años? ¿Veremos una ampliación a 40 valores?

En estos 30 años, por el Ibex 35 han pasado 60 empresas. No hay muchas empresas que empezasen en el año 92 y a que a día de hoy continúen. En aquel entonces había una ponderación muy alta en determinadas compañías y eso ha cambiado, en la bolsa española tienen mucho peso los bancos y la construcción y ojalá tengan en un futuro cada vez más importancia empresas de otros sectores y haya empresas que tengan cada vez más crecimiento y una mayor internacionalización y el éxito de esas empresas es el que hará que el Ibex 35 se pueda ampliar al Ibex 40 a lo que hiciera falta, ojalá fuera así.

En la bolsa española lo que trabajamos día a día es para que las empresas españolas puedan financiarse en el mercado español, puedan acceder a él, puedan acometer sus proyectos rentables y puedan crecer. Eso es lo que a nosotros nos mueve en el día a día.

El Ibex 35 es el reflejo de cómo se comportan esas empresas en el mercado, por tanto, ojalá algún día viéramos un Ibex 40 aunque a día de hoy está un poco lejos. Las últimas empresas del Ibex 35 tienen una ponderación pequeña que pesa poco y, en ese sentido, a día de hoy no creo que podamos ni siquiera pensar en ampliar el Ibex 35 a un Ibex 40 o Ibex 45.