“La banca se tiene que reinventar para hacer frente a la crisis”

José Lizán, gestor de carteras de Norkapp, insiste en el peligro que supone entrar en este momento en el sector financiero. Este experto asegura que “el sector bancario sigue muy tocado y (además de las negativas cuentas publicadas por Deutsche Bank –perdió 3.900 millones de euros- también hay rumores de que Citi podría registrar unas pérdidas de casi 10.000 millones de dólares en el cuarto trimestre. La crisis está ahí y el sector financiero fue uno de los orígenes de esta crisis, por lo que creemos que va a seguir muy afectado en los próximos trimestres(…). En el caso español, la morosidad sigue aumentado, están aumentando las provisiones y creemos que esa tendencia va a continuar y el Banco Santander y el BBVA no van a ser ajenas a la crisis financiera e inmobiliaria que estamos viviendo(…)”.

Lizán asegura que las cifras de doble dígito a la que nos tenían acostumbrados el Santander y el BBVA van a acabar y la caída de beneficios que hoy hemos conocido en Banesto –su beneficio cayó un 2% hasta los 771 millones de euros- no va a ser excepcional. La perspectiva para los próximos trimestres no es halagüeña y los dos colosos sufrirán. Estaríamos totalmente fuera del sistema bancario”, insiste.

Lizán asegura que las cuentas de Banesto no han sido “desastrosas(…), pero estamos viendo cómo las provisiones se deterioran trimestre a trimestre y la morosidad va en aumento. Hay dos pautas claras en el caso de la banca doméstica: aumento de morosidad y el crecimiento del crédito se va deteriorando, algo que se puede extrapolar a toda la banca doméstica: Bankinter, Sabadell(…). Vamos a ver una ralentización del beneficio por la ralentización del crédito y un deterioro de balances(…)”.

Norkapp no maneja previsiones para el Santander ni para el BBVA, aunque Lizán asegura que la entidad que preside Emilio Botín no cumplirá con su objetivo de ganar 10.000 millones de euros. Este experto cree que su beneficio estará en torno a los 8.000-9.000 millones de euros. El BBVA se ha visto más ajeno a la crisis internacional. No ha visto ningún gran ruido sobre Lehman o Madoff, pero sus cuentas estarán también por debajo del consenso de los analistas. Este experto asegura que el sector financiero internacional seguirá adaptándose a la situación actual con desinversiones, venta de activos, despidos, etc. para sanear sus balances. La banca se tiene que reinventar en los próximos trimestres porque ha sido la gran causante de esta crisis y han sufrido las consecuencias del excesivo apalancamiento en sus propios balances.
 


“Los tipos en la zona euro podrían situarse en el 1,5% porque la situación se agrava”

José Lizán, gestor de carteras de Norkapp, asegura que el Banco Central Europeo recortará mañana los tipos de interés. Este experto se pregunta en qué cuantía recortará las tasas, aunque destaca que el presidente del BCE tiene margen para recortar los tipos en medio punto porcentual desde el 2,5% actual. No en vano, “podemos ver los tipos en la zona euro en el 1,5% porque la situación se está agravando. Alemania está sufriendo mucho, ha empezado a destruir empleo en el último trimestre –cuando hasta ahora había sustentado la tasa de desempleo en Europa- y la pauta seguirá así en los próximos trimestres por la caída de consumo que está habiendo a nivel global. La política monetaria expansiva está encaminada a abaratar la financiación para tratar de recapitalizar el sistema y es necesaria esa liquidez para que el crédito se restaura y el consumidor tenga un respiro(…)”.

Lizán destaca que “las bolsas siempre anticipan el movimiento de las economías. Estamos viendo cómo está sucediéndose todo lo que las bolsas anticiparon meses atrás(…)” y probablemente veremos cierta recuperación bursátil en la segunda parte del año, aunque todo depende de la respuesta que den las economías a las medidas adoptadas. Para Norkapp “deberíamos empezar a ver algo de recuperación en los mercados en el tercer o cuarto trimestre, aunque seguimos siendo muy cautos y no creemos que haya que tomar ya posiciones”. En cualquier caso, Lizán justifica el éxito de colocación que están registrando las empresas que han emitido bonos –Iberdrola, BBVA…- por “la elevada liquidez que existe y los amplios spreads que hay(…).

Para Lizán “la sostenibilidad de los dividendos no tiene sentido(…). No tiene sentido que el sistema bancario dé dividendo para luego acudir al mercado por financiación. Los dividendos no serán sostenibles y en cuanto acudes a ayudas del Gobierno, el propio Gobierno te prohíbe dar dividendo”.

Lizán recuerda que Abertis “tiene un menor apalancamiento respecto a sus comparables y tiene buenos activos(…). Creemos que es una buena inversión a largo plazo y no sería mala opción para tener en cartera”. “A pesar de los rumores, Repsol es una compañía que nos gusta mucho. El plan estratégico de Repsol maneja un precio de crudo en 50 dólares, próximo a la cotización actual. Es un plan que consideramos acertado, mejora el nivel de reservas de crudo y eso supone mejorar uno de los principales peros de la firma, por lo que creemos que sí tiene mucho potencial de revalorización para los próximos años”.

Desde Norkapp aseguran que la venta de Acciona a Enel de la participación que posee en Endesa “está cerca”. La operación “era financiera no para quedarse en Endesa y gestionarla. Ha sido una operación acertada y muy exitosa porque refuerza su división de energías renovables –uno de los principales activos del grupo-, supondrá un desapalancamiento financiero notable y obtendría una importante plusvalía con la venta. Además también somos tomadores en Endesa porque valorar la compañía con esa put que tiene a 41 euros cotizando en torno a los 26 euros supone una importante revalorización; Enel se haría con casi el 100% de la compañía y tendría que lanzar una OPA para los minoritarios”.

José Lizán destaca que “desde Norkapp estamos muy desinvertidos y mientras todas las tendencias de los índices sigan siendo bajistas como lo son -sólo hemos asistido a un mero rebote técnico- ” sólo habría que hacer trading. Este experto llama a la prudencia, hay que ser muy cautos y evitar totalmente el sector financiero porque aún queda mucho por venir, evitar compañías industriales y firmas con apalancamientos, concluye.