Muchos expertos se están enfocando en Oriente, en las oportunidades que ofrece Asia, o en Occidente, para calibrar los riesgos procedentes de Estados Unidos, pero en Threadneedle cree que los inversores no deben olvidarse de la renta variable europea en 2008. William Davies, director de la gestión en renta variable europea de Threadneedle, cree que hay un buen número de oportunidades de ganar dinero invirtiendo en valores nacionales.
“Europa disfruta de una posición estratégica para sacar provecho de todos los importantes temas globales que entran dentro de nuestro pronóstico. Por ejemplo, un hecho importante es la mejora de las infraestructuras que se está llevando a cabo en los mercados emergentes. Oriente Medio y Rusia son dos de las áreas donde se están produciendo estas mejoras y los principales proveedores de ambos son compañías europeas. La situación de los mercados emergentes también se está produciendo a más pequeña escala dentro de Europa, con la ampliación de la Unión Europea, y tenemos un gran número de participaciones que se benefician del desarrollo de mercados tales como Grecia o Turquía”. Davies también cita la especialización del sector de los índices europeos como un factor positivo: “así como los Estados Unidos son conocidos por sus valores en tecnología, Europa es líder mundial en el sector industrial y estas compañías están ganando mucho dinero al proporcionar equipamiento para conducir el desarrollo de los mercados emergentes”, explica. De todas maneras, esta no es la solución a todos los problemas. “No se trata sólo de adquirir una selección de valores industriales europeos”, comenta Davies. “Se trata de una industria global, por lo que la calidad del producto es primordial para el éxito de las compañías. Por esta razón, ponemos mucho cuidado y trabajo en la identificación de compañías flexibles con suficiente capacidad de investigación y desarrollo para adaptarse a las necesidades de las economías que crecen rápidamente. Este tipo de investigación, el conocer las compañías e identificar los factores que dirigen sus beneficios, ha sido clave para nuestra fuerte actuación a lo largo de los años y hoy es igual de importante”. A pesar de los modestos niveles de crecimiento de la economía nacional, Davies se muestra optimista en lo concerniente a las perspectivas del mercado: “creemos que la economía de la zona Euro crecerá a un ritmo de alrededor del 2% en 2008, pero el crecimiento de las ganancias será mayor, de un 6%. El mercado tiene una valoración atractiva, de más de 14 veces las ganancias de 2008, y las compañías están generando grandes corrientes de efectivo, que vuelven a los accionistas o se usan para llevar a cabo adquisiciones que mejorarán los beneficios. Se espera llegar a un retorno total del 10% a nivel de mercado y nuestra capacidad de elegir valores debería permitirnos mejorarlo”.