Simón Pérez, director de inversiones de Panoramia, habla sobre las oportunidades de inversión en el entorno global, principalmente en el mercado de la renta fija.
 
El mundo de la inversión está centrado en Donald Trump y cómo puede afectar a los mercados las decisiones económicas que tome. El primer efecto ya lo hemos visto en el mercado de bonos disparándose las rentabilidades y cayendo los precios. ¿Con la reciente caída de los precios y el aumento de la rentabilidad se ha generado alguna oportunidad de entrada?

Pues sí, la verdad es que nosotros teníamos muchos bonos que nos parecían atractivos y estaban dentro de nuestro universo elegible, pero que habían subido demasiado en los últimos meses y por tanto la rentabilidad implícita ya era demasiado baja. Hemos visto como estas caídas que se han producido en los últimos diez días aproximadamente están ofreciendo un precio menor, una rentabilidad mayor, en bonos que en muchos casos las perspectivas que mantenemos a largo plazo sobre ello no ha variado. Por tanto, entendemos que esto es una buena oportunidad para volver a comprar bonos. Es una buena oportunidad para obtener esas compras que paramos justo antes de las elecciones. Creemos que existen bastantes oportunidades sobre todo en el mercado estadounidense.

¿Apostaría por tanto más por bonos americanos?

Sí, la verdad es que creemos que en Estados Unidos el Treasury está pagando un 2%, mientras que tenemos aquí Alemania pagando un 0,30% y gracias que paga algo positivo, y España paga un 1%. Por tanto, a niveles de rating comparables en Estados Unidos se paga más interés. Ahora bien, allí tienen el riesgo de subida de tipos latente, que es mucho más real, pero debemos pensar una cosa. Si el BCE subiese tipos nuestros bonos en euros iban a caer, pero la divisa a nosotros no nos afecta. Por el contrario si invertimos en Estados Unidos y la FED sube tipos los bonos van a caer pero el dólar se va a apreciar porque cuando un área económica sube los tipos de interés los compradores de otras áreas tienen mayor interés por esos bonos e incrementa la demanda del dólar. Es decir, en Estados Unidos se nos paga más, va a haber subidas de tipos que van a hacer que los bonos bajen, pero se nos compensará por el dólar, que va a subir. Por tanto, preferimos bonos americanos que europeos.

¿Gubernamentales o corporativos? ¿O se puede hacer un mixto de ambas?

Ahora mismo en bonos gubernamentales únicamente estamos viendo sentido la inversión en países como Brasil y Rusia. Son economías que tuvieron alzas de tipos entre el 2012 y el 2015 mientras que nosotros los reducíamos. Ahora por tanto tenderían a reducir el tipo de interés. Se está pagando un 4%, un 6% y un 7% y hay tipos que pueden bajar. Por el contrario en Europa, en EEUU y en el mundo desarrollado en general no vemos esa oportunidad con la salvedad de Portugal o Grecia para los más atrevidos.

Con la presupuesta revalorización del dólar con la subida de tipos de interés en Estados Unidos… ¿a través de qué activos se puede invertir para obtener esa revalorización?

Estamos comprando oro y petróleo en dólares a pesar de la corrección que hemos visto. Creemos que las materias primas pueden seguir al alza. Como estamos comprando mucha renta fija en dólares y fondos como el Carmignac Securite que buscan un 1% o 2% en rentabilidad denominado en dólares. Incluso monetarios en dólares. Lo que no vemos que sea tan atractivo es comprar la propia divisa. Pudiendo comprar activos que pueden rendir un 1% o un 2% al año y además sumarle el efecto divisa, para qué comprar dólares.

Hemos viendo un cambio en los sectores con revalorizaciones en algunos mientras que otros han hecho lo contrario. ¿Cree que va a haber una rotación sectorial de aquí a los próximos meses con las políticas de Donald Trump?

Creemos que el sector bancario y el defensa podría verse beneficiados en los próximos meses. Tenemos un estudio de unas 20 o 25 empresas en las que Donald Trump mantiene inversión. Por tanto, aquellos a los que les gusta las acciones y la renta variable directa deberían estar al tanto de esas empresas de las que Donald Trump mantiene inversión por lo que entendemos que deberían comportarse positivamente los próximos años.

Dentro de España, ¿qué perspectiva maneja para el Ibex 35 de cara al 2017?

Nosotros éramos más optimistas de lo que se ha producido hasta ahora, pero creemos que se ha debido a la situación de ingobernabilidad. Si el gobierno que tenemos ahora puede avanzar unos cuantos meses, e incluso algo más de un año, el mercado debería recuperar bastantes puntos en términos de Ibex 35 y las acciones españolas deberían revalorizarse bastante.

¿En cuánto podríamos estimar esa revalorización?

Creemos que los 10.000 debería ser un objetivo rápidamente alcanzable para el Ibex 35. En caso de que el gobierno durase más de un año podríamos llegar a niveles de 12.000 puntos.

¿En qué activos o sectores habría oportunidad ahora mismo en la bolsa española?

En todos. Todo ahora mismo ofrece una buena oportunidad de compra por el punto de inflexión político en el que nos encontramos. Hemos estado viendo un Ibex 35 que ha sido de las peores plazas a nivel europeo y mundial en los últimos meses y pensamos que debería ser de las mejores en los próximos meses, puesto que los datos de crecimiento así lo sostienen, y mientras los políticos no nos molesten demasiado debería pegar fuerte el Ibex 35 el año que viene.

¿En la parte de renta fija también?

No. En renta fija estamos fuera prácticamente de toda la renta fija europea puesto que el BCE está en  un suelo de tipos de interés. Es donde menos se paga y también empezará a subirlos no demasiado tarde.