En el año 75 la película “tiburón” tuvo un rotundo éxito, imagine en esos momentos lo impactante que fueron esas imágenes. 

Pues el riesgo de sufrir un ataque por tiburón es muchísimo menor que tener un accidente camino a la playa, aun así la proyección de la película causo una bajada drástica de bañista en las playas de California. ¿Por qué ocurre esto? Nuestra mente no es objetiva, no tenemos en cuanta los hechos mas ciertos o probables sino que nos dejamos guiar por los que nos producen una mayor impresión o a los que acedemos más fácilmente. Por este efecto también podemos entender porque volar en avión o subirnos en una montaña rusa da tanto miedo y sin embargo mata tan poco.

¿Qué tiene esto que ver con nuestro trading?

Hay un ejercicio sencillo que podría mostrar lo condicionado que estamos a nuestros pensamientos. Imagine que metemos en una a sala de trading a doce operadores asiduos y formamos dos grupos de seis personas cada uno. Al primer grupo le pedimos que recuerden y escriban seis operaciones ganadoras y al segundo que recuerden y escriban seis operaciones perdedoras. Si tras este ejercicio les pedimos una a uno que se valoren como trader profesionales en una escala del 1 al 10. ¿Qué grupo piensa que sacara la mayor puntuación? Seguramente hayas acertado la respuesta al pensar que el primer grupo se valorara más positivamente. Tras el esfuerzo de recordar seis operaciones ganadoras tiene mucho más fresca esa información en su mente y su percepción de sí mismo mejora.
Damos un paso más, ¿Qué hubiera pasado si en vez de este experimento hubiéramos pedido que el primer grupo recordara 6 operaciones ganadoras y al segundo grupo recordara doce operaciones ganadoras? En este caso, ¿qué grupo se valoraría mejor?

Pues sorprendentemente el primer grupo seguiría valorándose con una puntuación mucho más alta. A pesar de que el segundo grupo encontró más operaciones ganadoras que el primero, se muestran más inseguros de su trading. El segundo grupo tuvo que realizar un esfuerzo mayor para recordar más ejemplos. Los que solo tenían que recordar seis operaciones ganadoras las encontraban con más facilidad y más deprisa. Lo que demuestra que para nuestra decisión lo que cuenta no es la frecuencia con la que podemos recordar algo sino con cuanta facilidad. ¿Dónde queremos llegar?

Pues al no anotar sus operaciones en un cuaderno de trading el error de disponibilidad puede llevarle a errores garrafales en cuanto a la percepción que tiene de usted mismo. En primer lugar, recordará mucho más fácil las malas experiencias que las buenas. Todos recordamos nítidamente como y cuando nos arruinamos la primera vez, esa experiencia aun siendo poco probable se grava a fuego en nuestras mentes. Y ¿cuantas veces le salto un stop porque el precio le barrió por uno o dos puntos o céntimos? Sin embargo, cuantas veces consiguió una altísima rentabilidad o no le salto el stop por uno o dos céntimos ¿crees que esta última posibilidad es menos probable?

En segundo lugar, si piensas en las últimas operaciones negativas considerara más probable volver a equivocarse en la siguiente operación, al igual que si piensa en las ganadoras le pasara justo lo contrario. También influye todo lo que oímos de otras personas, radio, noticias etc…Si un compañero de la sala de trading se levanta y nos cuenta su perdida, salga de allí y no se contagie que perder en grupo no reconforta más: “mal de muchos, consuelo de tontos”. Evite las malas noticias y concéntrese en las buenas, esto fortalecerá su autoestima y le ayudara a ser paciente cuando las cosas se tuercen.

Por último, tenga en cuenta que es más difícil olvidar algo que nos emociona. Seguramente todos sepamos con claridad donde estábamos y lo que hacíamos el día que se retrasmitieron los ataques terroristas del 11S pero si le pido que me describa las operaciones de la semana pasada le resultara mucho más difícil. A pesar de que las operaciones de la semana pasada son mucho más recientes, no podemos acceder a esa información con la facilidad que nos gustaría.

Por tanto, lleve al día su cuaderno de trading para no dejarse engañar por los fallos cognitivos de su mente. El error de disponibilidad le hará acceder con mayor rapidez a las operaciones catastróficas, bajando su autoestima y haciéndole dudar antes de cada nueva operativa. Por tanto, antes de comenzar la jornada de trading, coja su cuadernillo de trading y visualice solo las operaciones ganadoras. Así en la siguiente operación considerara el éxito como más probable y se sentirá más seguro de sí mismo. Además la profecía de auto-cumplimiento aumentara efectivamente su tasa de éxito.

Como seres racionales que somos, debemos buscar opciones que no nos hagan caer en estas trampas mentales y a la vez soluciones que trabajen en nuestro beneficio. En este caso podemos solucionarlo fácilmente con un registro diario de nuestras operaciones, eso nos ayudara a tener unas estadísticas objetiva y fiable. Por mucha memoria que usted tenga su mente lo zarandea como a todos, póngale el freno.

¡Buen trading amigos!