Después de las importantes fusiones y adquisiciones en el sector inmobiliario cotizado que protagonizaron el final de 2017 y el comienzo de este año, casi nadie puede discutir ya que los REIT gozan de buena salud y fortaleza. Datos como el rendimiento (13,4% en 2017 y una rentabilidad por dividendo del 3,4%) refuerzan nuestro argumento de que los bienes inmuebles cotizados ofrecen buenas perspectivas a largo plazo, mejorando y mucho la deuda pública y otros valores considerados tradicionalmente más rentables y seguros.
 

Esto, unido a los bajos tipos de interés y al envejecimiento de la población, lleva a un escenario en el que inversores institucionales que buscan diversificar sus carteras con un mayor enfoque en la liquidez, como los fondos de pensiones, están incrementando su presencia en los REIT. Esto, a su vez, ha aumentado la confianza de los inversores en nuestra industria y ha impulsado el crecimiento del sector inmobiliario cotizado.

Este sector se rige por un marco normativo europeo y legislaciones nacionales, así como por las autoridades locales reguladoras que garantizan la solidez de un sistema que, sin embargo, aún admite margen de mejora.

La reducción de los requisitos de capital en virtud de la regulación EU Solvencia II es una prioridad clave para EPRA. Nuestro objetivo es reducirlos al nivel de inversiones inmobiliarias directas, ya que muchos estudios académicos han demostrado que el rendimiento y la volatilidad de las acciones inmobiliarias convergen con el precio promedio después de unos 18 meses, por lo que deben tratarse de manera diferente en Solvencia II.

También estamos investigando los cambios de acceso corporativo que están afectando a nuestros miembros como consecuencia de MIFID II. Abordaremos esos cambios expandiendo las actividades de acceso corporativo que ofrecemos a nuestros socios.

A nivel nacional, estamos trabajando en el desarrollo de REIT en nuevos mercados europeos, con un enfoque especial en Polonia, Suecia y Portugal, donde podemos augurar un futuro brillante para el real estate cotizado.

Hay sectores en particular, como el industrial y el logístico, que están creciendo muy rápido por la expansión del comercio electrónico, pero no es el único nicho que crece en una economía, la de la UE, que recupera el dinamismo y cuenta con una previsión de crecimiento del 2,3% para 2018. Llama la atención la pujanza de activos relacionados con la sanidad, las residencias de estudiantes, hoteles y alojamientos, en una tendencia que esperamos tenga continuidad, ya que cada vez más inversores apuestan por ellos.

Y, de hecho, esperamos ver nuevas salidas a bolsa en este entorno, con algunas ya en proceso en varios sectores y países.

El apetito de inversores especializados y generalistas en el cotizado europeo es cada vez mayor, y nuestra misión será seguir trabajando con inversores, inmobiliarias, reguladores y asociaciones locales del ámbito inmobiliario para avanzar en la agenda. Somos muy optimistas al respecto, por el fuerte y estable rendimiento de dividendos y porque, frente a mercados muy desarrollados ya como EEUU, en Europa todavía hay mucho espacio para crecer.