SESIÓN ANTERIOR Las ventas fueron protagonistas de la primera sesión bursátil del año impulsadas por el mal dato del ISM manufacturero en EEUU a la espera de las actas de la Fed. En el Ibex 35 MAP (+2,0%) fue el valor más destacado, acompañado por REP (+1,3%) que se vio afectada positivamente por un nuevo incremento en el precio del crudo. ENG (+1,2%), SGC (+0,9%), ITX (+0,3%), ALT (+0,1%) y TL5 (+0,1%) fueron el resto de valores favorecidos durante la sesión. En las demás predominaron las ventas, especialmente SYV (-5,4%), ABG (-5,2%) que se estrenó ayer en el índice junto a GRF (-1,3%). Las constructoras ANA (-3,6%) y FER (-3,2%) también se unen a las más perjudicadas de la sesión. En el resto de Europa el comportamiento fue muy similar, siendo los valores que peor evolución mostraron en el índice DJ EuroStoxx 50 Deutsche Boerse (-5,2%), la constructora Vinci (-4,2%), Nokia (-3-4%) y Daimler (-2,7%). Del índice europeo solo encontramos en positivo a Air Liquide (+0,6%), Fortis (+0,4%) y lcatel-Lucent (+0,2%). La primera prueba de la desaceleración de la economía estadounidense la tuvimos ayer con el ISM (por debajo de 50 indica contracción). Ello fue recogido con compras en Deuda Pública, haciendo olvidar la mala subasta de bonos alemanes a 10 años y recuperando el apetito por activos libres de riesgo. Los índices de crédito volvieron a perder terreno, con pocos cruces registrados. PREVISIONES PARA EL DIA Hoy los datos más relevantes serán europeos destacando la publicación del dato preliminar de inflación armonizada española del mes de diciembre y la M3 de la zona euro de noviembre. En EE.UU., la gran mayoría de referencias que se conocerán podrán servir de indicio a la hora de estimar el informe de empleo de diciembre que se publicará mañana. De todas ellas, quizá la más relevante para el mercado pueda ser el informe ADP. Además, también se publicarán los pedidos de fábrica de noviembre. Las actas de la reunión de diciembre de la Fed deberían aportar soporte adicional a las cotizaciones de la deuda soberana, ya que no aportan ninguna esperanza de próxima solución de los problemas del sistema financiero. Al contrario, apuntan la posibilidad de fuertes necesidades de inyección de capital en el sistema estadounidense. La mayor presión al alza sobre las rentabilidades puede venir de las declaraciones de los miembros de BCE y del importante volumen de deuda a emitir (€ 51.000 millones, que, como apuntamos ayer, no cubren los € 135.000 millones que vencen en la eurozona).